ARCHIVADO EN:

Situación surrealista en un AVE Barcelona-Málaga. Un usuario del servicio de alta velocidad ha descrito el pésimo trato que ha recibido una mujer, su hijo y su perro en uno de los convoyes del tren. 

Miguel Galiano, que se subía ayer a las 15:30 horas a un tren en la estación de Sants, tuvo que presenciar el maltrato de un interventor hacia una usuaria. Tal como describe en un hilo de Twitter que en poco tiempo se convirtió en trending topic, la mujer pidió ayuda al empleado de Renfe para pedirle recolocar el transportín de su perro en otro vagó –ya que esté no cabía debajo de la mesa de cuatro asientos– y desde ese momento vivió una verdadera pesadilla

LA HUMILLÓ DELANTE DE TODO EL VAGÓN

El interventor, lejos de ayudar a la mujer, le ordenó que se bajara en la siguiente parada (Lleida Pirineus), ya que según él, el tamaño de la caja de transporte del animal no cumplía las medidas reglamentarias. Ante la negativa del trabajador del AVE, muchos de los pasajeros reclamaron que tuviera compasión con la usuaria –que imploraba que la dejara continuar hasta su destino, ya que debía coger un avión a Panamá–. 

"Aquí mando yo", eso es lo que supuestamente habría contestado el interventor ante las súplicas de la mujer y los usuarios del vagón. Después de que el tren de alta velocidad pasara más de media hora parado en la estación llegaron los Mossos d'Esquadra, llamados por el mismo empleado para echar a la mujer del convoy. Esta había intentado de todas las maneras permanecer en su asiento, e incluso había llamado al servicio al cliente de Renfe para pedir ayuda. 

EL INTERVENTOR CELEBRÓ SU VICTORIA

Finalmente la mujer tuvo que abandonar el AVE, perdiendo el avión por culpa de las restricciones de la compañía, y según el usuario de Twitter que relata la historia, el interventor habría celebrado su victoria dándose golpecitos en el pecho y riéndose de la situación. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.