ARCHIVADO EN:

Una decena de trabajadores y extrabajadores de Desokupa reclaman a la empresa 200.000 euros en horas extras no pagadas y en vacaciones no disfrutadas. Entre los afectados, dos personas alegan que fueron despedidas de manera improcedente tras reclamar sus derechos laborales. Los perjudicados presentarán una demanda en los próximos días contra esta entidad que realiza desalojos extrajudiciales. Aseguran, además, que su dueño, Daniel Esteve, empleó a dos extranjeros sin papeles, a los que despidió este jueves.

Desokupa nació en 2016 con el auge de las okupaciones de los últimos años. Muchas personas recurren a sus servicios para evitar los largos recorridos judiciales si quieren recuperar su vivienda. El procedimiento es casi siempre el mismo: la empresa se dirige a los okupas para intentar una salida negociada. Si no acceden, ofrecen dinero para que se marchen. En muchos casos montan una suerte de control de acceso con uno o más hombres de aspecto corpulento en la puerta. Si el ocupante sale, no le dejan entrar.

HORAS EXTRAS SIN PAGAR

Uno de los dos trabajadores despedidos recientemente por Esteve explica a Metrópoli Abierta las supuestas irregularidades de la empresa que emplea a unas 50 personas en Barcelona y a otras más en Madrid. En uno de los contratos que firmó figuraba que trabaja 12 horas semanales. En la práctica, trabajaba 40, 50 e incluso 80 horas. Después firmó un contrato de 40 horas semanales pero muchas semanas duplicaba este tiempo. Gran parte de las horas extras no las ha cobrado.. Después de reclamarlas, dice, su jefe le echó a la calle de un día para el otro, sin avisar. 

En conversación con este medio, Esteve traslada la responsabilidad de cualquier irregularidad a una persona que se encargaba de la administración de la empresa. La acusa de "mala gestión" y explica que ya ha prescindido de sus servicios. El dueño de Desokupa mantiene que los abogados de ambas partes trabajan para llegar a un acuerdo. El abogado de uno de los afectados asegura, sin embargo, que la demanda se interpondrá en los próximos días. No obstante, eso sí, empleados y empresario aun podrían llegar a un acuerdo económico que evitaría el juicio. 

PROCESOS JUDICIALES PARALIZADOS

Los 10 afectados están en vías de espera para presentar una demanda colectiva a partir del próximo lunes contra Demon Urbans, una de las sociedades de Esteve, que realiza los mismos servicios que Desokupa. De los presuntos perjudicados, seis siguen en la empresa y cuatro han sido despedidos recientemente. El estado de alarma paralizó todos los procesos judiciales, excepto los penales, y casi la totalidad de los plazos están paralizados. Los empleados denuncian que en 2019 no hicieron vacaciones y que ya no las pueden recuperar.

Miembros de la empresa Desokupa en otro desalojo / CG
Empleados de Desokupa, en una imagen de archivo / CG

En la demanda, los trabajadores manifiestan que Desokupa empleó a dos extranjeros que cobraron en negro sin ningún tipo de contrato a los que echó este jueves sin indeminización. Ante estas acusaciones Esteve niega que no tuvieran contrato y asegura que algunas personas hacían más horas de las que le tocaban. Los empleados también acusan a Esteve de obligar a su personal a firmar un papel donde renuncia a cobrar las horas extras. 

Actualmente la empresa busca personal en las plataformas de búsqueda de empleo. Solo pide el graduado escolar y ofrece incorporación inmediata, jornadas de 40 horas y un contrato "indefinido, dentro de una compañía consolidada en su sector que ofrece a todos sus trabajadores un programa de ajustes personales y beneficios sociales".

JORNADAS DE 24 HORAS

Los trabajadores denuncian jornadas de 24 horas seguidas, sin descanso, por lo que acusan a la empresa de vulnerar el Estatuto de los Trabajadores que garantiza el derecho al descanso. También mantienen que algunos empleados trabajan tres días seguidos y que algunos de ellos han trabajado más de 100 horas en una sola semana.

Gran parte de los afectados reclaman unos 12.000 euros cada uno, mientras otros tres aseguran que la entidad les debe más de 30.000 euros. Uno de los afectados afirma que otros muchos empleados están en la misma situación, pero que no se atreven a denunciar por miedo a perder el trabajo en el actual contexto de crisis sanitaria que está derivando en una económica. 

DESALOJOS DURANTE LA PANDEMIA

Desokupa ha seguido desalojando a okupas durante la pandemia, según explica uno de los presuntos perjudicados por la empresa. Ha realizado tres desahucios extrajudiciales en Barcelona y una cifra similar en Madrid. El estado de alarma prohibió los desahucios en toda España con el fin de proteger a las familias más vulnerables. Fuentes jurídicas recuerdan que los desalojos están suspendidos hasta seis meses después del final del estado de alarma. La quinta prórroga del Gobierno expirará el próximo 7 de junio.

Desde su nacimiento, Desokupa ha estado envuelto de polémica. Los colectivos antideshaucios como la PAH y el Sindicat de Llogaters, y los partidos en la órbita de los comunes y otras formaciones políticas rechazan sus actuaciones y acusan a estas empresas de extorsionar y amenazar a los inquilinos en una prácticas, dicen, ilegales. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.