ARCHIVADO EN:

Buenas vibraciones tras el segundo round de las PAU. La mañana de este miércoles los estudiantes de selectividad han realizado los correspondientes exámenes de Lengua Catalana e Inglesa y parece que la sensación de aprobado ha sido la tónica general.

Son, sin embargo, unas pruebas atípicas debido a las medidas de seguridad por la pandemia de la Covid-19. Pero esta no ha sido la única novedad. En declaraciones para Metrópoli Abierta, varios alumnos del Col·legi Badalonès de Badalona han explicado que han podido ampliar sus conocimientos sobre las distintas materias del examen gracias a WhatsApp.

DE CONTACTO A CONTACTO

“Una amiga me pasó un link por WhatsApp, que te enlazaba con distintos grupos clasificados por las materias que quisieras estudiar”, describe Gisela Benito, una estudiante de este colegio concertado de Badalona, que quiere entrar en Farmacia. “Está muy bien porque podías resolver dudas y compartir apuntes sobre los exámenes con gente de toda Cataluña”, agrega su compañera, Laura Lameiro, que quiere estudiar Medicina.

Colegio de Badalona
Col·legi Badalonès de Badalona

Se trata de una solución ingeniosa ante la imposibilidad de haber podido asistir a las clases presenciales, coinciden las dos jóvenes. Aunque admiten que el nivel de su centro educativo es “más alto” que el de la mayoría. De hecho, el índice de aprobados del Badalonès se sitúa en el 92%.

UNA SELECTIVIDAD ANÓMALA

Es la primera vez que este colegio acoge en sus aulas los exámenes de las PAU. Sin embargo, lejos de ser un engorro, para el presidente del Tribunal, José Ramon García, el hecho de distribuir a los alumnos en grupos de unas 12 personas por clase facilita la comunicación en el aula: “Están más controlados y la acústica es mucho mejor que en espacios grandes como en la universidad”.

Antes de entrar, eso sí, es obligatorio usar el gel de manos hidroalcohólico y llevar mascarilla. “Cuando todos los alumnos están sentados delante del examen, si quieren, pueden quitarse la mascarilla, pero el resto del tiempo hay que llevarla puesta”, añade García. “Y nadie toca los exámenes sin haber usado el gel”, concluye.

Gel en una de las clases donde los alumnos se examinan para la Selectividad
Gel hidroalcohólico en una de las clases donde los alumnos se examinan para la Selectividad / MA

MÁS OPCIONES QUE OTROS AÑOS

Aunque las pruebas de Lengua Catalana e Inglesa hayan sido asequibles, los alumnos coinciden en que este año “ha subido el nivel”. “Nos están poniendo más opciones, pero no está siendo fácil”, comenta el estudiante Álex Casulleras.

No obstante, los alumnos del Badalonès han sido de los pocos “afortunados” que pudieron asistir a dos últimas clases presenciales antes de las PAU. “Los profes nos han preparado muy bien”, termina Casulleras, antes de irse a comer.

Los tiempos cambian y la tecnología ofrece originales soluciones al alcance de los jóvenes que lo necesiten.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.