Un profesional tomando la temperatura a un pasajero en una estación de tren
Un profesional tomando la temperatura a un pasajero en una estación de tren

La estación de Sants estrena cámaras para controlar la temperatura

Los viajeros con más de 37,5 grados no podrán subir al AVE

Guardar
Periodista

La estación de Sants de Barcelona ha estrenado esta semana dos cámaras de control de temperatura de los pasajeros en el embarque a las lineas de AVE. El sistema permite visualizar mediante cámaras termográficas los grados de la temperatura corporal de cualquier persona, aunque vaya en medio de un grupo y alerta en los casos en los que se superen los 37,5 grados.

CONTROL DE MASCARILLA

La tecnología también detecta cuando una persona lleva mal puesta la mascarilla. Si el usuario la lleva por debajo de la nariz, Adif recibirá un aviso. Este sistema, mucho más cómodo para el seguimiento de posibles nuevos focos de contagio de coronavirus.

El personal de seguridad de Sants –Renfe– está realizando un curso de formación para el manejo del sistema de cámaras termográficas, que se diferencian del resto de cámaras por estar más camufladas.

PROTOCOLO DE SANIDAD

La temperatura de los usuarios aparecerá junto a su cabeza en la imagen. Cualquiera que sobrepase los 37,5 grados tendrá que someterse a otros dos controles cada cinco minutos para confirmar el dato.

Si las tres veces se confirma la fiebre, el pasajero será desviado hacia una sala con profesionales sanitarios, que establecerán un diagnóstico y decidirán si el individuo puede subir al tren.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.