Un centenar de personas, propietarios y trabajadores del negocio del escape room se han manifestado en la plaza Sant Jaume de Barcelona para reclamar su "reapertura inmediata" y también que se les reconozca como sector particular para poder contar con una normativa propia y ayudas.

Los representantes de este sector han defendido que "no somos ocio nocturno, un salón de juegos, ni un casino", y han señalado que se distinguen porque en sus salas "se limita el acceso a grupos de seis personas", las cuales "suelen mantener contacto estrecho en su día a día" porque son familiares y amigos, y además siempre acceden "con cita previa".

EL 30% DE LOS LOCALES HAN CERRADOS

Un escape room es una actividad de ocio consistente en entrar en una habitación o local en el que se encierra a un grupo de personas que, a modo de investigadores, deben conseguir escapar de la sala en un tiempo determinado tras una serie de pruebas.

Los manifestantes, todos vestidos de negro, se han distribuido en filas manteniendo la distancia social de seguridad, y han guardado un minuto de silencio por "el 30 % de locales que han cerrado definitivamente en Cataluña".

 

PLAN SECTORIAL Y AYUDAS ESPECÍFICAS

En un manifiesto, al que se han adherido más de 50 empresas, este sector denuncia una situación de "desamparo legal" por parte de la administración, ya que no están reconocidos como sector y no disponen de número propio en la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE).

Por ello piden un plan sectorial y ayudas específicas para hacer frente a gastos como el alquiler de los locales. "Nacimos en plena crisis del 2012 y no nos vamos a resignar a morir en la de 2020", reivindican los escape rooms en su manifiesto.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.