ARCHIVADO EN:

Cementerios de Barcelona ha realizado este mes de marzo un total de 1.922 servicios, entre entierros e incineraciones, frente a los 1.282 que efectuó en marzo de 2010, lo que supone un incremento de aproximadamente el 50%, coincidiendo con la pandemia del coronavirus. So datos facilitados por el Ayuntamiento de Barcelona, según los cuales en marzo de 2018 hubo 1.422 entierros, medio millar menos.

Entre el 1 y el 15 de marzo, los servicios de cementerio fueron 644, y entre el 16 de marzo, primer día de confinamiento para controlar la pandemia, y el último día del mes, entierros e incineraciones sumaron la cifra de 1.278. A pesar del abultado incremento repentino de defunciones, los nueve cementerios barceloneses "funcionan correctamente y no están colapsados" gracias a que el ayuntamiento coordina los servicios funerarios durante la crisis sanitaria de la COVID-19.

LAS MORGUES, EN CORRECTO FUNCIONAMIENTO

Con el protocolo de servicios funerarios que se sigue en Barcelona desde la semana pasada en coordinación con el Consorcio Sanitario de Barcelona -hospitales y centros médicos-, las empresas de servicios funerarios que operan en la ciudad y la empresa municipal de cementerios se agilizan los trámites y la operativa y los difuntos no se acumulan en las morgues.

Además, permite reforzar todos los servicios para garantizar un servicio universal y básico a un precio unitario de 2.450 euros. Las tres operadoras de servicios funerarios de Barcelona que disponen de tanatorios trabajarán con zonas divididas en la ciudad según su volumen de servicios para maximizar recursos y tiempo y ya han planificado reforzarlos para hacer frente al aumento de defunciones relacionadas con el coronavirus.

CONTACTO CON LA FAMILIA

Con este nuevo protocolo, una vez el hospital ha comunicado el deceso a los familiares, la empresa funeraria que está prestando sus servicios a esa zona es la encargada de ponerse en contacto con la familia, para hacerse cargo de la documentación correspondiente. Durante este contacto telefónico se determina la voluntad de que el difunto sea incinerado o enterrado y a qué cementerio debe ir para hacer el traslado correspondiente.

Si el deceso ocurre en un domicilio o residencia, los familiares se encargarán de contactar con la funeraria o la aseguradora, si tienen. Fuentes municipales han indicado que continúan las labores para instalar en las próximas semanas en las instalaciones del cementerio de Montjuïc un nuevo horno crematorio, que seria el quinto de la ciudad, aunque no hay retraso en las incineraciones porque se está llevando a los difuntos a crematorios de poblaciones vecinas.

CENIZAS

Cementerios de Barcelona ha habilitado un procedimiento para poder entregar las cenizas de las personas fallecidas en el domicilio de la familia sin que suponga ningún cargo adicional y teniendo en cuenta las medidas preventivas de movilidad y para la salud. Una vez se supere la crisis sanitaria causada por el coronavirus, habilitará espacios dentro de los cementerios para que los familiares puedan realizar una despedida, sin coste alguno.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.