Cuando Violeta Quiroga regresó hace unos días de sus vacaciones a Barcelona, la calle dels Àngels (Raval) donde vive había cambiado. Una gran valla corta en dos la calzada y han aparecido dos grandes bolas de hormigón y dos nuevas jardineras en la acera, enfrente de la escuela Milà i Fontanals y el Instituto Miquel Tarradell. En Nou Barris, media docena de las mismas bolas se despliegan ante el peatón que pasea por delante de la escuela Palma de Mallorca. El Ayuntamiento coloca estos elementos para reducir la contaminación y crear entornos escolares "seguros, saludables y con espacios de juego". Estas dos actuaciones, sin embargo, han levantado ampollas entre los vecinos, que miran con recelo las nuevas estructuras.

Quiroga se queja porque la valla le obliga a rodear una gran parte de la calle para entrar a su edificio. La estética de la intervención tampoco le convence. "No es nada amable, es muy agresivo y hasta carcelario", denuncia la vecina que hace referencia a una valla de un metro de alto clavada en el asfalto, de unos 30 metros de longitud. En la práctica, la verja consigue ganar un metro y medio de espacio para el peatón y elimina un carril de circulación para el coche.

JUNTS PREGUNTA POR SU "FUNCIÓN"

La "indignación" de esta vecina se traslada a los cuatro bares y tiendas de la calle, sobre todo por la nueva zona de carga y descarga que conlleva la pérdida de espacio de aparcamientos para los residentes y en la que cada día paran camiones de mercancías. "Los clientes de las terrazas se tragan el humo de los vehículos", describe. La residente matiza que no está en contra de la iniciativa municipal en sí, pero sí en la forma en que se ha aplicado en su calle. Los vecinos de este punto del Raval se están organizando para crear una plataforma e intentar retirar estos elementos.

Desde Junts per Catalunya, la consejera de Ciutat Vella, Maria Chacón, ha presentado una batería de tres preguntas al distrito sobre la idoneidad de los elementos. Quiere saber si los responsables municipales han tenido en cuenta el acceso para personas con discapacidad, si han valorado la circulación de vehículos prioritarios por esa calle que ahora ha perdido un carril y, por último, pregunta por la "función" de estos objetos y la previsión de riesgo de accidentes.

UNA VERJA "PELIGROSA E INFRANQUEABLE"

Los vecinos han empezado a recoger firmas para retirar la verja, "absolutamente innecesaria para mejorar el entorno escolar y peligrosa para los peatones". Aseguran que es "infranqueable" para las personas mayores o con movilidad reducida y que crea un espacio "segregado que facilita incivismo de todo tipo como el destrozo de una de las calles más bonitas del barrio". Argumentan que la valla degrada el entorno de la escuela pública "más emblemática de la ciudad". 

En Nou barris también han generado quejas el reguero de bolardos de diferentes tamaños colocados en el paseo de la Ciutat de Mallorca. Allí no han perdido ningún carril para los coches, pero en el barrio creen que las bolas dificultarán el tránsito habitual de padres y madres que acuden a buscar a sus hijos muchas veces con sus hermanos pequeños en cochecItos.

MARCHA ATRÁS DEL AYUNTAMIENTO

Los contrarios a esta segunda intervención han celebrado este viernes la decisión del Ayuntamiento de retirar las bolas tras una lluvia de críticas en las redes sociales a raíz de un mensaje en Twitter que se ha viralizado con más de 3.000 reacciones de los usuarios y decenas de comentarios rechazando la instalación. Ha ocurrido a raíz de un rifirafe en la red social entre el regidor de ERC, Jordi Coronas, y el concejal de Derechos y Ciudadanía, Marc Serra (Barcelona en Comú).

Bolas de hormigón que Ada Colau puso en una escuela de Nou Barris / TWITTER
Bolas de hormigón que el Ayuntamiento puso en una escuela de Nou Barris / TWITTER

BOLARDOS EN LAS RAMBLAS

Coronas ha cualificado las esferas de hormigón de "chapuza", Serra ha respondido que se trataba de un espacio para jugar y el independentista le ha contestado con otra dura crítica. "¿Jugar? ¿Con bolas de piedra? ¿Dificultando el acceso? Parece un acudido, Marc". La cadena betevé ha avanzado la decisión del consistorio de dar marcha atrás y de cambiar la ubicación de las bolas. El regidor ha eliminado el mensaje en Twitter que había escrito poco antes.

El Ampa de la escuela Palma de Mallorca conocía que el Ayuntamiento haría una intervención, pero no en qué consistía. En el interior también planean colocar jardineras, algo que preocupa a Junts que no quiere perder espacio deportivo en un barrio, el de Porta, en el que el deporte tiene un papel muy importante en la inclusión social. La exregidora de Ciudadanos, Sonia Sierra, ha recordado que Colau se negó a poner bolardos en La Rambla para prevenir ataques terroristas porque Barcelona era una ciudad de "libertad". 

ESCOLA DRASSANES

La Escola Drassanes, en el Gòtic, fue la primera escola en acoger estas nuevas intervenciones del Ayuntamiento. Se han hecho cinco actuaciones y había tres más previstas para 2021. Algunos ejemplos son la escuela Rubén Darío y la escuela Pia Sant Antoni (Raval) con una buena acogida. Chacón (Junts), no obstante, apunta que esta tercera ola de actuaciones no ha gustado.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.