No, no es que vaya a volver el invierno de repente. Pero sí se va a producir una bajada importante de las temperaturas y, en este caso podemos hablar de que, después de la calma, llega la tempestad. Tras unos días de un calor intenso con los termómetros marcando temperaturas récord, llega la inversión térmica, el cielo nublado, los episodios de lluvia y las temperaturas algo más frescas.

Las previsiones de los meteorólogos son claras: en los próximos días se va a producir una bajada de las temperaturas muy importante, que en determinados momentos va a ser de hasta 10 grados respecto a los días pasados. Y de las largas horas de sol se va a pasar a largas horas de cielo nublado, con muchas posibilidades de que se produzcan lluvias de cierta intensidad.

¿Hasta cuándo va a durar este episodio? Los expertos consideran que no va a ser un episodio continuo, ya que habrá momentos en los que la temperatura volverá a subir y el sol volverá a lucir, aunque no como durante la pasada ola de calor, y otros en los que el sol desparecerá entre las nubes y la temperatura bajará sensiblemente.

Lo que si parece claro es que en los próximos días, por lo menos hasta principio de la próxima semana, el paraguas o el chubasquero deberá estar a mano. Los episodios de lluvia serán frecuentes y en ocasiones pueden llegar a ser importantes, aunque siempre se presentarán de manera intermitente. Así que se podrá pasar de tomar el sol en la playa a correr a resguardase de la lluvia.

VAGUADA

Este fenómeno de cambio tan importante en el clima en tan corto espacio de tiempo está motivado por lo que los meteorólogos denominan una vaguada. Se trata de un fenómeno provocado por un embolsamiento de aire frío en altura, en este caso procedente del norte del Atlántico, que implica bajas presiones e inestabilidad. A diferencia de una borrasca, esta bolsa de aire viene precedida y seguida de altas presiones. Es lo mismo que ocurrió el pasado mes de julio, cuando se produjeron numerosas tormentas

La vaguada provocará inestabilidad hasta mediados de la semana que viene, con muchas posibilidades de que se produzcan lluvias que en algunos momentos pueden ser intensas. Por tanto, y como pasó en julio, las dudas sobre si salir con chaqueta o con paraguas de casa serán habituales hasta la conclusión de este episodio. Lo mejor, armarse de paciencia.