Los responsables de las VTC han confirmado que unos 3.100 trabajadores de las empresas de VTC de Barcelona se han quedado sin trabajo tras la puesta en marcha del 'decretazo' elaborado por la conselleria de Territori i Sostenibilitat que ha hecho que las empresas del sector hayan decidido dejar de operar en Barcelona.

“Este es el ERE más importante de la historia de Barcelona”, ha empezado diciendo Josep Maria Goñi, presidente de Unauto VTC Catalunya. “Estamos ante el despido masivo de 3.500 trabajadores”, ha añadido.

ACUSACIÓN

Además, ha lanzado una grave acusación contra algunos de los responsables de la conselleria, de los que ha dicho que les ofrecieron no tramitar las multas que les pusiera la Guàrdia Urbana por el incumplimiento de las normas del decreto. Josep Maria Goñi ha afirmado que “en la última reunión que tuvimos nos dijeron que se comprometían a que, para poder seguir trabajando, todas las sanciones que nos pusiera la Guàrdia Urbana irían a un cajón y no se iban a tramitar por parte de la Direcció General del Transport. Su jugada era contentar a los taxistas violentos y evitar las presiones del Ayuntamiento y la AMB. Nuestra respuesta fue que no íbamos a trabajar de manera ilegal en Barcelona”. Preguntado sobre la persona que les hizo esa propuesta, Goñi ha acabado afirmando que fue Isidre Gavin, secretario de Infraestructures y Mobilitat y mano derecha de Damià Calvet en la conselleria.

ERES EN MARCHA

Eduardo Martín, presidente Unauto VTC Nacional, ha afirmado que los ERE de las empresas del sector ya están en marcha y que se iban a ir presentado a lo largo de los próximos días. Martín ha hablado de que en este momento ya hay tres expediente a punto de ser presentados que afectan a más de 2.000 trabajadores, 1.000 de una empresa, 750 de otra y 330 de una tercera, aunque en los próximos días se presentarán otros. “Ni solo se van a la calle los conductores, sino también a mecánicos, administrativos, etc.”

Martín ha acusado al conseller Damià Calvet de “ser el único responsable de la situación. Ha querido sacrificar al sector de las VTC, aunque sabía que no era legal y conocía las consecuencias, pese a lo cual ha decidido seguir adelante y ha mandado al paro a miles de asalariados y autónomos. Esto es un hecho inaudito en toda Europa”.

SIN PRECEDENTES

Tras asegurar que este tipo de medidas no tienen precedentes, Martín ha acusado a Calvet de “querer salvar el Mobile, que es con lo que les chantajeaba el sector del taxi. Expulsar a Uber y Cabify es expulsar a Barcelona del siglo XXI. Además, esto genera incertidumbre e inseguridad jurídica para aquellos que quieren invertir en Barcelona”, ha explicado el presidente Unauto VTC Nacional.

Tras pedir la dimisión de Calvet y que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, impida que las medidas aprobadas por el conseller sigan adelante, Martín ha respondido a la propuesta de la Generalitat de que devuelvan a la Generalitat las licencias diciendo que “las licencias se van a quedar en un cajón. Lo único que estamos estudiando es exigir las responsabilidades jurídicas de todo esto, ya que Calvet sabe que esto es ilegal y ha querido seguir adelante”.

Goñi ha añadido: “En el ADN de Calvet perduran las viejas formas de hacer de la antigua Convergència. Y nosotros no vamos a jugar a eso”.

DESMENTIDOS

Ambos han acusado a los dirigentes del sector del taxi de haber lanzado “muchas mentiras sobre las VTC. Nosotros estamos obligados a cumplir el mismo convenio colectivo que el sector del taxi y pagamos más impuestos que ellos. Tal y como ha reconocido el sindicato de funcionarios de la hacienda pública, el sector de las VTC paga entre 8 y 14 veces más en impuestos que el del taxi”.