ARCHIVADO EN:

La ola de calor que nos invade afecta más a los barceloneses que a los turistas que visitan nuestra ciudad. Al menos eso es lo que se de desprende de una encuesta, a pie de campo y aleatoria, realizada este lunes por Metrópoli Abierta en tres puntos diferentes de Barcelona: Park Güell, Sagrada Familia y las Ramblas.

En resumen, los turistas se muestran satisfechos de visitar Barcelona, en su mayoría toleran las altas temperaturas porque ya venían prevenidos y, lo que es más importante, destacan que el hecho de que la ciudad cuente con playas es un plus que les permite refrescarse, algo que no pueden hacer en otras urbes europeas.

Tras pasar la noche del domingo a más de 30º, los turistas preguntados le restaban importancia a la 'temperatura canicular' reinante, mientras se refrescaban con cualquier tipo de líquidos -primordialmente agua- y se protegían con sombreros (o gorras) en el momento de atender las dos mismas preguntas: ¿Le afecta mucho la ola de calor de estos días en Barcelona? ¿Esperaba encontrar tan altas temperaturas?

TURISTAS SAGRADA FAMILIA 2
Una madre y su hija se dirigen a visitar la Sagrada Familia / MIKI

“No, para nada”, responden al unísono, risueñas, Lina y Karina, que viven en la población alemana de Ochtrup (Norte-Westfalia). “Ya sabíamos lo que nos íbamos a encontrar aquí. No es confortable, pero sí soportable. De hecho, nos gusta mucho el sol, por eso venimos al sur. Además, Barcelona tiene algo genial: playas. Ahora nos vamos para allá”, añaden, señalado con el dedo el litoral desde la entrada del Park Güell.

“La ola de calor no está solo en Barcelona o en España; está en toda Europa, hasta en Suecia”, explica Eric, mientras otea lo que le queda de Rambla desde la fuente de Canaletas. “Nosotros llegamos hace unos días desde nuestra Normandía y puedo asegurarle que el calor allí es insoportable, y eso que normalmente es una zona más bien fría”.

DESDE JAPÓN A BULGARIA

Volvemos al Park Güell, donde un grupo de sedientos jóvenes japoneses siguen las instrucciones de quien parece su guía, que responde por Yossi y que luce una camiseta azulgrana de Iniesta. Evidente: son de Kobe y seguidores del Vissel, nuevo destino del ya ex jugador del Barça. “En Kobe hace mucho calor en agosto, así que no nos pilla desprevenidos. Allí es más 'tropical', aunque es verdad que estos días notamos bastante en Barcelona esta ola que está en toda Europa”, explica Yossi, rodeado de sus seguidores, prestos a tomar un bus de bajada para seguir su ruta turística barcelonesa... que también acabará en el mar. “Ayer ya nos bañamos en La Barceloneta. Nos lo pasamos muy bien, así que hoy repetiremos”.

Turistas japoneses de Kobe se refrescan en el Park Güell / MIKI
Turistas japoneses de Kobe se refrescan en el Park Güell / MIKI

De los pocos turistas entrevistados que aseguran experimentar un calor excesivo, destacamos a una pareja búlgara, procedente de Sopot. Ivaelo y Donika se hidratan bajo sus sombreros antes de entrar en la Sagrada Familia. “Very hot!”, sueltan ambos. “La verdad es que no estamos acostumbrados a pasar tanto calor en nuestro país. Ahora, de hecho, nuestra familia dice que está lloviendo a todo trapo en Bulgaria”.

Julie y Marion vienen juntas desde París. Lucen sombreros y gafas de sol. Acaban de salir de templo y lucen anchas sonrisas. “Hace mucho calor, sí, ¡pero qué íbamos a esperar en Barcelona, si París parecía un infierno cuando salimos!”, exclaman. Y prosiguen: “Aquí tenéis una suerte con las playas en plena ciudad. Os podéis refrescar sin problema y sin tener que hacer muchos kilómetros para bañarse. En París hay unas 'playas artificiales', muy monas, en una zona del Sena... ¡Pero no te puedes bañar!”.

No es lo mismo, no.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.