Un grupo de personas se ha dirigido esta madrugada a la plaza Sant Jaume para descolgar el lazo amarillo del Palau de la Generalitat. Al no llegar con la percha que llevaban para ello, han cruzado la plaza y lo han intentado con éxito con la del Ayuntamiento de Barcelona, tas lo cual se ha producido un rifirrafe con los agentes de la Guardia Urbana que custodiaban el edificio municipal.

Tras descolgar el lazo amarillo, dos agentes de la Guardia Urbana han intentado recuperar la pancarta con el lazo amarillo, alegando que era de propiedad municipal. Los miembros del grupo que o han quitado, alegaban que cumplían con una sentencia judicial y han estirado por su lado para llevarse la pancarta, que finalmente se han quedado los agentes, después de que uno de ellos cayera al suelo encima de una de las vallas que protege el consistorio.

CINCO IDENTIFICADOS

Posteriormente, según fuentes municipales, agentes de la Guardia Urbana y de los Mossos d'Esquadra han identificado a cinco personas, que según informa Crónica Global pertenecen a 'Segadors Maresme', un grupo que se dedica a retirar la simbología independentista de las calles de su comarca para garantizar la neutralidad política.

El incidente se produjo sobre la 1:30 horas de la madrugada del miércoles al jueves y los participantes en la retirada han colgado un vídeo en las redes sociales en el que se puede comprobar la escena.

EL AYUNTAMIENTO VOLVERÁ A COLGAR EL LAZO

Mientras la Junta Electoral Central (JEC) ha ordenado a la Generalitat la retirada de los lazos amarillos de los edificios públicos, el Ayuntamiento de Barcelona no ha recibido tal requerimiento. Eso sí, desde la oposición el PSC, PP y Cs han requerido a Ada Colau que retire el símbolo por la libertad de los políticos presos para garantizar la neutralidad política del consistorio, sin que la alcaldesa les haya hecho caso.

Es más, fuentes del Ayuntamiento han informado a Europa Press que una vez reparada la pancarta, que ha sufrido daños, se volverá a colgar en la fachada.