La asociación Societat Civil Catalana (SCC) ha tomado la bandera de los contrarios a la independencia de Catalunya y se ha convertido en el reflejo unionista de la dos asociaciones independentistas más notables, Assamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural.

SCC quiere sacar a sus simpatizantes a la calle en una nueva demostración de fuerza en un intento de evidenciar que los contrarios a la independencia también son capaces de acudir masivamente a la llamada de sus líderes.

Por ello, SCC ha convocado una manifestación el domingo día 29 de octubre a las 12.00 del mediodía en el Passeig de Gràcia de Barcelona “a favor de la democracia, la convivencia y el diálogo dentro de la ley”, según reza el comunicado que ha hecho pública. La manifestación tendrá lugar dos días después de que el Senado apruebe la aplicación del artículo 155 en Catalunya.

En el mismo comunicado, la asociación unionista defiende la aplicación del artículo 155 ya que “ garantiza el autogobierno en Cataluña y en este momento es una medida necesaria para que se respete el Estado de derecho y las leyes”.

La entidad, que ha hecho suyo el lema 'Prou! Recuperem el seny' (Basta! Recuperemos en sentido común), defiende en el comunicado de la convocatoria que “es el momento de recuperar el 'seny' y decir sí a la democracia, sí a la solidaridad, sí a la convivencia y la concordia entre los ciudadanos y sí al diálogo y a la negociación respetando la Constitución y el marco legal vigente”.

CRITICAS A PUIGDEMONT

SCC ha vuelto a lanzar duras críticas al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, del que cuestiona que “hable en nombre de todos los catalanes en sus declaraciones institucionales, teniendo en cuenta que desde que ocupó este cargo nunca fue el presidente de todos los ciudadanos de Cataluña. De hecho, ni siquiera representa a la mayoría”.

Además, niega que el referéndum del 1-O, considerado ilegal por el Tribunal Constitucional, pueda servir de base, tal y como aseguran los independentistas, para la proclamación de una DUI: “No se puede tolerar que tenga intención de declarar la independencia sustentándose en una votación sin censo y convocada y celebrada de forma ilegal y unilateral el pasado 1 de octubre”.

El 12-O, la Plaza Catalunya se llenó de banderas españolas / EFE

Estos son los principales motivos argüidos por la entidad para convocar “a todos los catalanes y españoles que se sienten demócratas a que salgan a la calle y puedan expresar que no quieren vivir fuera de la ley y puedan reclamar que se respete la Constitución y el Estatut”.

ÉXITOS DE CONVOCATORIA

Pese a que en sus inicios las convocatorias de SCC tuvieron un éxito más bien escaso, ha sido a partir de la manifestación del pasado 8 de octubre en Barcelona que la asociación ha pasado a liderar la oposición a los planes independentistas en Catalunya.

Aquel día, SCC logró reunir en la Vía Laietana de Barcelona a cerca de un millón de personas, según los convocantes, 350.000 según la Guardia Urbana, en la manifestación antiindependentista más multitudinaria que nunca se ha producido en la capital catalana.El éxito desbordó todas las previsiones, incluyendo las de los propios organizadores.

Cuatro días después, otra convocatoria, esta vez con el Día de la Hispanidad como marco, congregó en Passeig de Gràcia alrededor de 65.000 personas, según la Guardia Urbana.

En ambas manifestaciones se prodigaron los eslóganes a favor de la unidad de España y en contra de la independencia de Catalunya, criticando al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para el que algunos de los asistentes pedían pena de prisión.

Una última manifestación la convoco SCC al día siguiente de la que ANC y Òmnium Cultural celebraron en la Diagonal como protesta por el encarcelamiento de sus líderes respectivos, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. Pero en esta ocasión, apenas unos cientos de personas se dieron cita, bajo una intensa lluvia, en la plaza Francesc Macia.