Los médicos siguen insistiendo: no es suficiento. Tras las negociaciones con el departamento de Salud, en el marco de la tercera jornada de huelga, han decidido seguir secundando la huelga. El director del Servei Català de la Salut (CatSalut), Adrià Comella, ha anunciado este miércoles una partida de 97 millones de euros más destinada a medidas a corto plazo para la atención primaria.

De este modo, permitiría contratar a 201 médicos más, mejorar las condiciones laborales y reducir la burocratización, con el fin de "empoderar" a los profesionales y disminuir la sobrecarga.

SIGUEN LAS NEGOCIACIONES

En rueda de prensa de última hora sobre la atención primaria, el director gerente del ICS, Josep Maria Argimon, ha afirmado que continúan las negociaciones con Metges de Catalunya con motivo de la huelga esta semana, sobre las que ha dicho que acercan posiciones pero que discrepan en el modelo, lo que no es habitual en las huelgas.

Por su parte, la secretaria general de Salud de la Generalitat, Laura Pelay, ha afirmado que están determinados a encontrar soluciones a lo que ve como retos "titánicos" heredados de los recortes durante la crisis.

ALTO SEGUIMIENTO DE LA HUELGA

La tercera jornada de huelga de los médicos de primaria ha tenido un seguimiento del 74 %, según el sindicato Metges de Catalunya (MC), y un 39 % según el ICS. Cientos de médicos que se han manifestado ante el Parlament para reclamar unos presupuestos para el año próximo que tengan en cuenta la sanidad.

Los médicos y todo el personal sanitario, profesores, investigadores y estudiantes universitarios, maestros y alumnos de secundaria y primaria, funcionarios y todos los trabajadores del sector público dependiente de la Generalitat han sido llamados a participar este jueves al mediodía en una manifestación conjunta en Barcelona para exigir que se reviertan los recortes.

Los sindicatos mayoritarios, CCOO, UGT y USOC, que no convocan las movilizaciones del jueves, sí preparan una huelga de todo el sector público de la Generalitat, compuesto por 250.000 trabajadores, para el próximo 12 de diciembre para obligar a la administración catalana para que les pague las cantidades recortadas que les adeudan.