Tras más de 130 años de edificádose, la Sagrada Família ya tiene por fin licencia de obras. El documento ha sido entregado este miércoles por la teniente de alcaldía, Janet Sanz, al presidente de la Junta de la Constructora del Templo, Esteve Camps.

La junta del templo ha pagado 4,5 millones de euros para regularizar las obras. Sin embargo, la Sagrada Família ha pagado un precio muy por debajo de lo que le correspondería porque se ha beneficiado de una rebaja del 65% al ser un equipamiento cultural y religioso.

FUERA DE NORMATIVA

Para Sanz, la concesión de la licencia "pone orden" a unas obras que se han desarrollado fuera de normativa durante más de un siglo. El templo compensará a la ciudad con una inversión por valor de 36 millones de euros.

El acuerdo entre la Sagrada Família y el Ayuntamiento no dice nada sobre el futuro de la fachada de la Glòria, que prevé una gran escalera y una explanada desde la calle de Mallorca hasta la Diagonal. El proyecto si ve la luz obligaría a derribar centenares de viviendas. El consistorio y el templo tienen previsto abordar la negociación a partir de septiembre.