Desde principios de julio la Lliga per a la Protecció d'Animals i Plantes de Barcelona ha notado un aumento de las llamadas de personas que quieren deshacerse de sus mascotas. Esta entidad ha elaborado un estudio sobre las principales causas de porqué los animales acaban en sus dependencias.

"Ahora, desde principios de julio, estamos volviendo a llevar un control de los avisos porque estamos notando cambios: más volumen de llamadas para entregar animales, más incidencia de problemas de desahucios y alquileres", ha explicado el encargado de la Lliga per a la Protecció d'Animals i Plantes de Barcelona, Enric Solé.

La protectora, ubicada en el Tibidabo, ha retomado el control de las estadísticas después de una primera fase que llevaron a cabo entre el 1 de octubre de 2017 hasta el 28 de febrero de 2018. En este periodo, la entidad recibió 23 llamadas de personas que querían abandonar a mascotas (15 perros y 8 gatos) por desahucio y 33 (23 perros y 10 gatos) por cambiar de piso a uno en el que no aceptan animales.

DESAHUCIOS Y ALQUILERES

Los desahucios y el aumento del precio de los pisos de alquiler en la capital catalana han causado un aumento del abandono de animales, según afirma la Lliga per a la Protecció d'Animals i Plantes de Barcelona, que ha elaborado un estudio estadístico sobre los principales motivos por los que los dueños se desprenden de sus mascotas y las llevan a este refugio.

"La imagen del perro en la carretera mirando cómo se va el coche de sus dueños ha quedado obsoleta", añade Solé, que añade que ahora la imagen es la de la familia que se ha quedado sin casa y tiene que dejar a su mascota.

MOTIVOS DE ABANDONO DE MASCOTAS

De todas maneras, los principales motivos para abandonar a las mascotas siguen siendo la falta de tiempo (78 llamadas, 52 perros y 26 gatos); haberse encontrado al animal y no poder hacerse cargo de él (67 llamadas, 32 perros y 35 gatos); no haberlo castrado y que éste haya criado (63 llamadas, 30 perros y 33 gatos); que el dueño esté nfermo o sea una persona mayor (41 llamadas, 27 perros y 14 gatos), y la marcha a otra ciudad o vuelta a su país (39 llamadas, 24 perros y 15 gatos).

Otros motivos son los problemas de comportamiento del animal (36 llamadas, 23 perros y 13 gatos); la alergia de un miembro de la familia (35 llamadas, 16 perros y 19 gatos); ansiedad por separación y consiguientes quejas de los vecinos (20 llamadas, 14 perros y 6 gatos), y la llegada de un hijo a la familia (16 llamadas, 12 perros y 4 gatos).

PERROS PELIGROSOS

Dentro del estudio, también se ha detectado un repunte en el abandono de perros potencialmente peligrosos. Una de cada doce llamadas de vecinos interesados en entregar a sus mascotas se refería a este tipo de animales.

"Creemos que estos datos serían más elevados, ya que mucha gente no informa, cuando nos llama, de que su perro es potencialmente peligroso", añade el encargado del centro situado en la Avinguda Tibidabo.