Tras la manifestación independentista de este jueves, la valla del Palau Robert ha vuelto a amanecer llena de lazos amarillos, pero esta vez no se ha producido tensión en su retirada, como ocurrió en el Sant Jordi de 2018, cuando dos personas empezaron a quitarlos y fueron increpados.

Una persona, del servicio de limpieza de las instalaciones, dependientes de la Generalitat, ha retirado los lazos amarillos, uno a uno, este viernes a primera hora de la mañana, antes de que el recinto abriera sus puertas.

TENSIÓN EN SANT JORDI

Tal como los iba quitando, los lazos, colocados durante la huelga general de este jueves, caían en la acera de la avenida Diagonal, en la confluencia con paseo de Gràcia.

Sorprende la tranquilidad con la que la miembro del personal de limpieza ha podido quitar los lazos sin que nadie se indignara, como sí que pasó el pasado 23 de abril, cuando varias personas se interpusieron entre los dos ciudadanos que retiraban los plásticos y las vallas en las que estaban colgados, como se puede apreciar en el vídeo que grabó Metrópoli Abierta y que pueden consultar a continuación.

La tensión por la retirada de los lazos amarillos se ha repetido en otras ocasiones en Barcelona, en las que partidarios de los dos bandos se han enfrentado por la ocupación del espacio público con los símbolos independentista. En un lamentable episodio, un hombre agredió a una mujer en presencia de su marido e hijos cuando ella estaba quitando los lazos de la Ciutadella.