Una nueva tormenta ha caído este miércoles sobre Barcelona, la cuarta seria desde finales de agosto hasta ahora, provocando problemas de circulación e inundaciones en diferentes barrios de la ciudad.

El fuerte chaparrón, con abundante aparato eléctrico, ha empezado a caer aproximadamente a las 7 de la tarde y ha cruzado la ciudad de punta a punta, dejando su rastro en casas y calles. Curiosamente hace justo una semana tuvo lugar una tormenta de parecidas proporciones, que provocó numerosos incidentes al margen de los lógicos por la movilidad.

La del miércoles pasado provocó numerosas inundaciones, sobre todo en el barrio de El Raval y en la zona de Paral·lel. Uno de los locales afectados fue la Filmoteca, que todavía está cerrada. La lluvia también obligó al Museo Marítimo a cerrar sus puertas porque varias salas quedaron inundadas, al igual que comisarías de los Mossos.

Este tipo de fuertes aguaceros forman parte de la denominada 'gota fría', que se da cuando finaliza el verano, y están provocados por la llegada de aire frío en las cotas altas de la atmósfera que se juntan con la condensación del agua del mar tras jornadas calurosas, como fue la de este martes de Diada.