ARCHIVADO EN:

El juzgado de lo penal número 23 de Barcelona ha condenado a los dos acusados de patear la barriga a una mujer musulmana que estaba embarazada a realizar un curso sobre de derechos humanos que incluya el respeto a la diversidad de las personas, "con especial atención a la islamofobia" a cambio de no entrar en prisión. Los dos condenados, vinculados a colectivos ultras y de ideología neonazi, han reconocido los hechos, lo que ha permitido pactar una rebaja de la pena con la fiscalía. El ministerio fiscal pedía inicialmente para los encausados dos años y medio de cárcel por dos delitos contra la integridad moral y los derechos fundamentales y otro leve de lesiones.

Los dos acusados, Juan Carlos García y Óscar Lozano, también han sido condenados a que indemnizar a sus víctimas con 6.500 euros y a pagar 630 euros de multa. Además han sido inhabilitados para poder ejercer cualquier oficio relacionado con el ámbito docente, deportivo o de tiempo libre durante cinco años.

Los hechos sobre los que se ha dictado sentencia ocurrieron el pasado 29 de agosto en la calle Princesa de Barcelona, cuando los dos detenidos increparon a un matrimonio de origen marroquí, al que no conocían de nada, cuando "paseaba tranquila y confiadamente" junto a sus dos hijos. Sin motivo aparente, los dos condenados empezaron a increparles con expresiones como ”qué estáis haciendo aquí, iros al desierto" o "moros de mierda". A la mujer, embarazada de 40 semanas y que vestía un nicab, le increparon con la frase "llevas una bolsa de basura" en el vientre.

PATADA EN EL VIENTRE A UNA EMBARAZADA

Ante esa afrenta, el padre de la familia musulmana, Jouad, pidió explicaciones a los dos detenidos, lo que provocó que Juan Carlos García reaccionó propinándole un empujón, lo que a su vez motivó que la mujer se interpusiera para evitar que agredieran a su esposo. En ese momento, y tal y como consta en el fallo, el otro procesado, Oscar Lozano, "conociendo su perceptible embarazo, propinó una patada" a la mujer en la zona abdominal. El golpe causó a la mujer un fuerte dolor que la obligó a sentarse en el suelo, según sostiene la sentencia. Acto seguido, el mismo acusado dio un puñetazo en la nariz a Jouad, mientras el otro procesado le sujetaba por la espalda, "tapándole la boca".

La agresión fue presenciada por una patrulla de la Guardia Urbana que escucharon decir a los acusados expresiones tan execrables como "ojalá le metan una bomba por el culo", "la mujer, la de la cara tapada, la Batman" o "los jueces les chupan el culo" e inmediatamente los detuvieron. Como consecuencia de la agresión, la mujer tuvo que ser atendida en urgencias ginecológicas del Hospital del Mar, sin que fuera necesario aplicarle medidas terapéuticas pese al "estado de ansiedad ante un hipotético riesgo de aborto", que presentaba. Por su parte, su marido sufrió fisuras y heridas en la nariz.

En un comunicado, el teniente de alcalde de Drets de Ciutadania de Barcelona, Jaume Asens (BeC), ha celebrado la sentencia porque "no es solo un acto de reparación para la víctima y sus familiares, sino que constituye un mensaje de prevención dirigido al conjunto de la ciudadanía para evitar que hechos como ese puedan repetirse". El Ayuntamiento de Barcelona ha ejercido la acusación popular en la causa.

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.