Las aceras de plaza Catalunya están llenas de bolsos, camisetas y zapatillas deportivas. Los vendedores ambulantes comercian impunemente estos días en el centro de Barcelona, en plena campaña navideña de ventas. Las continuas quejas de los comerciantes no han surgido suficiente presión de las autoridades, que permiten esta práctica en el corazón de la ciudad.

Los manteros se ubican tanto en la superficie de plaza Catalunya, en la acera delante del centro comercial El Triangle, como en el suburbano de la ciudad. Bajas las escaleras que llevan al metro y en el vestíbulo que lo separa del acceso a los Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya los manteros ocupan la mayor parte del espacio.

Pero las mantas también han llegado a los andenes del metro de plaza Catalunya. Este jueves al mediodía, unos cuantos manteros exhibían su mercancía en el suburbano, al lado de una pareja de agentes de seguridad que controlaban el acceso a las vías. El pasillo que conecta las dos vías también estaba ocupado por los vendedores ambulantes.

Un mantero en el andén de plaza Catalunya, con vigilantes de seguridad al fondo / P. A.
Un mantero en el andén de plaza Catalunya, con vigilantes de seguridad al fondo / P. A.

En las últimas semanas se filtró un acuerdo entre Renfe y Ayuntamiento de Barcelona para desalojar a los manteros del vestíbulo de la estación de Renfe en plaza Catalunya, por motivos de seguridad ante los problemas que ocasionaría el desalojo de las instalaciones por la ocupación del espacio. Un problema que se repetiría en el metro, pero que no preocupa tanto a las autoridades municipales.

Vendedores ambulantes exhiben su mercancía en plaza Catalunya / P. A.
1/2

Vendedores ambulantes exhiben su mercancía en plaza Catalunya / P. A.

Vendedores ambulantes exhiben su mercancía en plaza Catalunya / P. A.
2/2

Vendedores ambulantes exhiben su mercancía en plaza Catalunya / P. A.