La presencia del Ejército en el Saló de l'Ensenyament ha vuelto a causar revuelo. Este miércoles unos 30 miembros de la campaña Desmilitaritzem l'Educació han protestado contra ellos en la feria. Tal como se puede apreciar en el vídeo, integrantes disfrazados de militares han llevado a cabo una parodia, y otros han leído un manifiesto en el que rechazan la presencia del Ejército porque contraviene la Ley de fomento de la paz, una moción aprobada en el Parlament y una declaración del Ayuntamiento de Barcelona.

"No es propio de un espacio educativo, de formación o de ocio", ha insistido el portavoz, Jordi Muñoz. A lo largo de su acción han gritado consignas como "Fora l'Exèrcit del Saló", "Les armes no eduquen, les armes maten" y "En aquest saló hi ha un estand tacat de sang". No obstante, el stand del Ejército ha estado protegido en todo momento por un cordón de Mossos d'Esquadra.

Por su parte, Jordi Muñoz ha asegurado que la presencia del Ejército no es propia de un salón educativo y de formación, y ha opinado que las Fuerzas Armadas no ofrecen formación en el salón "sino reclutamiento". Según él, el ejército y educación "son dos términos antagónicos" y, además, ha lamentado que Fira de Barcelona haya decidido acoger de nuevo al Ejército entre los expositores del Saló de l'Ensenyament que se alargará hasta el domingo.

El delegado de Defensa en Cataluña, el coronel Luis Castuera, ha defendido que el expositor tiene la misma superficie que el pasado año y que ofertan como siempre las opciones educativas del Ministerio de Defensa, que van de carreras universitarias a grados de FP. También ha recordado que el pasado años recibieron durante este salón la visita de cerca de 8.000 personas interesadas por su oferta educativa.