La Guàrdia Urbana ha cifrado en 315.000 personas (unas 750.000, según los organizadores) el número de participantes en la manifestación por ‘la libertad de los presos soberanistas’ que había convocado para este domingo, en Barcelona, el Espai Democràcia i Convivència.

La marcha ha transcurrido de forma pacífica, con pancartas -la de cabecera ha sido ‘Por los derechos y las libertades, por la democracia y la cohesión, os queremos en casa’-, banderas independentistas y catalanas.

La manifestación ha reclamado la libertad de los presos soberanistas encarcelados y que se busquen “espacios para el diálogo y la negociación política” para abordar la crisis catalana. La plataforma ‘Espai Democràcia i Convivència’ está integrada por diversas entidades, asociaciones y sindicatos, entre ellos CCOO y UGT, que consideran que “los problemas políticos deben tener una respuesta política y no represiva” y piden a las instituciones catalanas, españolas y europeas que busquen “espacios para el diálogo y la negociación política".

La cabecera de la manifestación se ha situado en la plaza Espanya, que desde antes de las 12.30 horas, hora oficial de inicio de la misma, se encontraba completamente llena, así como algunas calles adyacentes, como la calle Tarragona.

La marcha ha arrancado muy lentamente, hacia las 12.45 horas con la intención de recorrer la Avinguda Paral·lel hasta llegar al parque de las Tres Chimeneas, un trayecto de unos dos kilómetros donde a esa hora ya había miles de personas más, que dificultaban el avance de la cabecera.

La manifestación ha coincidido con los seis meses desde el encarcelamiento de los líderes independentistas Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, y Jordi Sànchez, ex presidente de la Assemblea Nacional Catalana y actual diputado de JxCat. A la convocatoria se han sumado también partidos independentistas y los comunes.

Artur Mas y Ferran Mascarell se han encontrado en la manifestación / EFE
Artur Mas y Ferran Mascarell se han encontrado en la manifestación. Tras ellos, Anna Tarrés  / EFE

COLAU: "REGRESIÓN DEMOCRÁTICA PELIGROSA"

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha participado en la manifestación, cree que se está "en un momento de regresión democrática peligroso para todo el mundo, no solo para los independentistas, no solo para Cataluña, sino para toda España".

"Hoy, salir a la calle es una cuestión democrática, de derechos y libertades, para que no haya gente en prisión por motivos políticos, para que no haya cargas policiales en nuestras escuelas", ha añadido Colau.

Según Colau, los ayuntamientos deben estar al lado de la gente, "a pie de calle, defendiendo derechos y libertades". Y ha agregado que "es importante que desde el mundo local recojamos siempre la pluralidad de nuestras ciudades y que expresemos firmemente que no nos dejaremos espantar ni que nos recorten derechos y libertados que han costado mucho conquistar".

Xavier Domènech, líder de Catalunya en Comú, ha aplaudido "la grandísima movilización de hoy en Barcelona ante la regresión de la democracia, los derechos y las libertades, que es global, no solo en Catalunya".
 

Los manifestantes han llenado el Paralelo / G. BARTRONS
Manifestantes de todas las edades han llenado el Paralelo / G. BARTRONS

POR LA TRANSVERSALIDAD

La candidatura soberanista JxCat y los partidos independentistas ERC y PDeCAT han celebrado la gran afluencia de personas a la manifestación porque refleja la “transversalidad” de la oposición ciudadana a la “represión” del Estado.

"Queremos agradecer su presencia a quienes han venido de lejos, con las familias, y especialmente a aquellos que no son independentistas pero son demócratas, que reconocen que vivimos en un Estado represivo y antidemocrático", ha señalado en declaraciones a los medios la diputada de JxCat Elsa Artadi. “Los políticos presos lo están por sus ideas independentistas, que son legítimas y democráticas, ya que representan a dos millones de personas”.