ARCHIVADO EN:

Miles de personas se han manifestado este sábado por la tarde en Barcelona para reclamar justicia para la perra Sota, que murió el pasado 18 de diciembre tras recibir un disparo de un agente de la Guàrdia Urbana, a quien había mordido y había atacado en dos ocasiones, según los datos que figuran en el atestado policial que Metrópoli Abierta y Crónica Global publicaron en exclusiva el día de Navidad. El Ayuntamiento ha cifrado la asistencia en 1.800 personas y ha dicho que no se han producido incidentes.

La muerte del animal ha provocado una fuerte movilización ciudadana y de colectivos en defensa de los animales. El próximo lunes, el partido animalista Pacma presentará en el Ayuntamiento 230.000 firmas para exigir justicia para Sota. Otras entidades han llevado el caso a los tribunales, como Libera, que ha optado por presentar una denuncia penal, mientras que Nova Eucària ha denunciado al policía que disparó en el Juzgado de Instrucción 33 de Barcelona. Pacma ha presentado además una denuncia administrativa contra el policía y el consistorio barcelonés.

MARCHA POR LAS CALLES DE BCN

La marcha, organizada por la entidad SOS Animals Maresme, para reclamar justicia por la muerte del animal se ha iniciado en la plaza de España, junto al Hotel Catalonia, y ha pasado por la calle de la Creu Coberta, la estación de Sants, la avenida de Roma, la calle de Tarragona y la avenida de Maria Cristina. La manifestación tenía previsto acabar en la calle de la Guàrdia Urbana, cerca de la comisaría de la policía local, aunque la policía lo ha evitado. El usuario @Xavi2Xavi ha colgado en twitter un vídeo en el que queda palpable las miles de personas presentes al paso de la manifestación por Creu Coberta.

Poco antes de las 18.30 horas, la marcha se encontraba en la estación de Sants. Otro vídeo, en este caso del usuario de twitter @Gorgojosound da una buena muestra de la enorme movilización ciudadana por el caso. En la manifestación, los participantes han preguntado a Colau cómo va la investigación que ha abierto y han reclamado la suspensión del guardia urbano que mató a Sota. Muchos de los concentrados han portado pancartas en las que se podía leer "Todos los animales se merecen vivir" y "Justicia para Sota", entre otros textos

ALTERCADOS EN ANTERIORES MOVILIZACIONES

En anteriores movilizaciones, miles de ciudadanos salieron en las calles y profirieron gritos contra la Guàrdia Urbana y el gobierno de Ada Colau. Algunas de estas concentraciones acabaron con altercados y detenidos, como por ejemplo en la plaza de Sant Jaume, el 19 de diciembre, cuando algunos manifestantes lanzaron vallas contra el Ayuntamiento. También el pasado sábado una protesta en la plaza de España acabó con cargas policiales, arrestos y cortes de tráfico. En la protesta de este sábado, los organizadores han reclamado evitar cualquier tipo de acto vandálico.

/uploads/s1/46/17/47/manifestacio-n-justicia-para-sota_5_570x340.jpeg

Pasadas las 19.15 horas, la marcha ya había regresado a la plaza de Espanya y llegaba a la parte final del recorrido. Un fuerte dispositivo de los antidisturbios de los Mossos d'Esquadra y de la Guàrdia Urbana vigilaba la comisaría de la policía local en Montjuïc. Los agentes han vallado una parte de la calle para evitar que los manifestantes se puedan acercar. Un vídeo de @Successos_cat colgado en las redes sociales así lo dejaba claro. Finalmente, la organización y la policía han llegado a un acuerdo para que la protesta no se acercara a la comisaría y acabara junto a las escaleras de las fuentes de Montjuïc.

MORDEDURA SIN HERIDA

El atestado policial refleja que la perra Sota, fallecida el pasado 18 de diciembre de un disparo, mordió al agente “por encima del codo izquierdo, causándole erosiones y rotura del uniforme”, mientras éste intentaba protegerse el torso superior y el cuello del ataque del animal. En el mismo documento, que se enviará al juez que lleva el caso, figura el parte médico en el que constan que el policía sufrió contusiones en la cabeza y la cara, concretamente en la zona frontal y el maxilar derecho, y la rotura de una muela. También presentaba una "dermoabrasión", sin herida ni afectación en la epidermis, en el codo izquierdo fruto de la mordedura del perro. El mismo documento policial asegura que Tauri Ruusalu, el propietario del animal, se comportó violentamente en el momento de la detención y, posteriormente, en el Hospital Clínic.

TESTIGOS

El Ayuntamiento de Barcelona ha abierto una investigación para aclarar los hechos. La alcaldesa ha asegurado que las conclusiones se harán públicas. En un primer momento, Colau defendió la actuación del agente de la Guàrdia Urbana y dijo que disparó "en defensa propia". Posteriormente pidió que sí había testigos o imágenes se hicieran llegar al consistorio. Este jueves, la edil afirmó que no se ha recibido ningún testimonio ni vídeo de la muerte de Sota por un disparo de la Guàrdia Urbana. Las palabras de Colau constrastan con las del presidente de SOS Animals Maresme, Toni Solana, que asegura que sí que hay testimonios y que cuando llegue el momento hablarán ante el juez. El caso ha ampliado todavía más las diferencias entre Colau y la policía local. El sindicato mayoritario SAPOL ha acusado a Colau de "ambigua" y de "dejar tirada una vez más" a la Guàrdia Urbana.