#FridayForFuture vuelve a las calles de Barcelona. Más de 2.000 estudiantes han salido a las calles para pedir acciones políticas contra el cambio climático a todas las instituciones. Una de las proclamas más repetidas en una concentración llena de lemas impactantes relacionados con el provenir de nuestro planeta. Todas las demandas se resumen en una sola: “Queremos un futuro”.

NUEVOS MANIFESTANTES 

La llegada de los jóvenes ecologistas ha sorprendido a las personas que se encontraban paseando por las calles confluentes a la plaza Universitat. Al detectar el motivo de la manifestación, una veintena de transeúntes se han unido a la marcha al sentirse identificados con la causa. 

Una señora se ha acercado a la multitud para alzar la voz por el cambio climático, lleva años recogiendo plásticos por la playa y se siente contraria al uso de este material. Otra, curiosa se ha interesado por primera vez por la causa y los organizadores no han dudado en explicarle los motivos.

ACTOS SIMBÓLICOS

Un poco más adelante unas estudiantes de arte critican de manera el uso de ese material para almacenar agua, lo hacen de una forma irónica: almacenando aire. “Es irónico”, aclaran. Escogieron el plástico para resaltar el sinsentido de guardar unos materiales tan “preciados” en un envase de un solo uso.

Unas estudiantes de Estudio Nomada con su arte reivindicativo / PM

Unas estudiantes de Estudio Nomada con su arte reivindicativo / PM

Otro acto simbólico: personas con su bicicleta. Una estudiante de la Universitat de Barcelona (UB) ha venido con ella desde el campus porque las clases no han sido canceladas. Va a todos lados con ella.

ACCIONES POLÍTICAS

Los jóvenes piden menos "discurso" y más medidas concretas. Antonio García, un joven que lleva medio año interesado en el tema, tiene muy claras sus prioridades. Considera que la primera de todas debería ser reducir el uso de coche privado: "Necesitamos más transporte público y mejorar la eficiencia de este, restringir los vehículos en el centro e impulsar el uso de la bicicleta".

 

Unos jóvenes con un cartel que critica el exceso de plástico en el mar / PM

Unos jóvenes con un cartel que critica el exceso de plástico en el mar / PM

Otro aspecto que también reclama la manifestación son los residuos. Según el joven, los incentivos económicos son la única manera de promover el reciclaje. En países europeos llevan varios años con el sistema de retorno, donde se da una pequeña retribución económica por devolver un envase.

MOVIMIENTO INTERNACIONAL

Unas exigencias que se han escuchado en varias ciudades alrededor del mundo. El movimiento comenzó en agosto de 2018 cuando la sueca Greta Thunberg decidió hacer huelga por la inacción de los políticos contra el cambio climático. Esto desencadenó en masivas manifestaciones en los países nórdicos. A Barcelona llegaron el pasado 22 de marzo, desde entonces cada viernes se han movilizado en busca de justicia climática.