Los dueños de perros en Barcelona no aceptan la nueva normativa que ha puesto en marcha el Ayuntamiento que dirige Ada Colau, que consideran muy restrictiva y perjudicial tanto para ellos como para los animales.

Por ello, la asociación Espai Gos BCN ha convocado una manifestación para el domingo 17 de febrero en el centro de Barcelona con el fin de mostrar su desacuerdo con la política que se ha seguido desde el consistorio, que ha generado enormes dificultades a los propietarios de perros y a los animales para moverse por la ciudad con libertad.

Las principales quejas se centran en la prohibición de acceder con perros a las zonas verdes de la ciudad, porque temen que en pocos meses esas restricciones lleguen a muchas calles y plazas de la ciudad y por la obligatoriedad de tener un carnet de Tenencia Cívica Responsable, la única manera de poder usar los espacios públicos de la ciudad que estén habilitados para la entrada de los perros, siendo un requisito que no se exige a ningún otro colectivo de la ciudad.

POCAS Y MALAS ALTERNATIVAS

Desde Espai Gos BCN se quejan de que el consistorio no solo recorta los espacios públicos que tradicionalmente han venido siendo usados para el recreo de los perros, sino que las alternativas que se les ofrece son áreas de tamaño insuficiente, inadecuadas y que el algunos casos llegan a ser incluso peligrosa para los animales.

Además, muchas de las áreas de perros que se han creado en los últimos años han demostrado ser totalmente inapropiadas ya que se inundan cuando llueve y pueden provocar la aparición de mosquitos que transmiten enfermedades a los perros. Además, muchas de estas zonas ni siquiera cumplen la normativa municipal ya que ni tienen zonas de sombra, el drenaje es inapropiado y las vallas son de alambre y pueden causar heridas a los animales.

Por otro lado, consideran fuera de lugar que se les pueda imponer una sanción de hasta 600 euros por llevar el perro sin atar cerca de un área infantil, ya que la normativa no especifica la distancia mínima por la que se puede multar, además de no tener en cuenta si la persona que lleva el perro va también con su hijo o hija”.

La manifestación tendrá lugar a partir de las 12 de mediodía en la plaza de Universitat, desde donde los concentrados partirán hacia la plaza de Sant Jaume para leer un manifiesto ante el Ayuntamiento.