ARCHIVADO EN:

La presencia de Menores Extranjeros No Acompañados (Menas) se ha disparado en Cataluña en nueve años, la gran mayoría a Barcelona y su área metropolitana. Entre los años 2010 y 2019, han llegado más de 8.785 Menas. La cifra ha ido claramente al alza. De los 362 adolescentes aterrizados en 2010 se ha pasado a 3.659 en 2018, según los datos facilitados por el Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia a Metrópoli Abierta.

La mayoría de niños y adolescentes que llega son varones (97,7%) de Marruecos (80,7%) y del África Subsahariana (12,4%), tiene entre 15 y 17 años y ha cursado estudios secundarios (40%), indican las conclusiones de un informe de la Generalitat a partir de una encuesta hecha a 881 usuarios. El mismo estudio subraya que las razones que llevan a estos jóvenes a dejar sus países de origen son la falta de expectativas (59,9%), situaciones de pobreza (54,7%) y razones laborales (51%). Y un 61% de los jóvenes paga por el viaje hasta Cataluña unos 1.580 euros de media.

775 MENAS EN 2019

Tras los 362 jóvenes llegados en 2010, las cifras se mantuvieron relativamente estables hasta 2015. La Generalitat dice que en 2011 desembarcaron en Cataluña 412 chicos; en 2012; 354; en 2013, 317; en 2014, 356, y en 2015, 377. Un año después, en 2016, la llegada de los Menas casi se duplicó y se situó en 684. Desde entonces, la tendencia se ha disparado, con 1.489 Menas llegados en 2017 y 3.659 el año pasado. Entre el 1 de enero y el 30 de abril de 2019 han desembarcado en tierras catalanas 775 menores no acompañados. La Generalitat ha previsto que en 2019 puedan llegar a Catalunya unos 5.500 jóvenes.

El importante incremento de menores no acompañados ha disparado el número de acogidos por parte de la Dirección General de Atención a la Infancia y a la Adolescencia (DGAIA). A finales de 2018, los jóvenes y adolescentes que estaban bajo la tutela de la Generalitat eran 3.450. En abril de 2019, la cifra había subido hasta los 4.077. El aumento ha obligado al Gobierno autonómico a crear con carácter de urgencia 158 centros con 2.556 plazas residenciales. 

TRES CAMPAMENTOS EN MONTJUÏC

Los datos de los menores llegados a Cataluña que dispone la Generalitat son los que se encuentran bajo su tutela, pero no son todos los que hay. Fuentes de Asuntos Sociales reconocen la existencia de unas decenas de chicos que viven en la calle. Según el Ayuntamiento de Barcelona, en la capital catalana son unos 70, aunque la sensación es que hay más. Solo en la montaña de Montjuïc hay tres campamentos en los que malviven niños migrantes, ha avanzado el Periódico. 

Los Mossos d'Esquadra dieron a conocer hace unos días los datos de que un 18% de los Menas llegados a Barcelona los últimos tres años ha cometido algún delito. Un 12% ha sido detenido o investigado por delitos graves, como robos con violencia, mientras que el otro 6% ha acabado esposado por hurtos de menos de 400 euros. La reincidencia es muy elevada, 3,9 veces por persona. La noticia positiva es que el 82% no ha entrado en contacto con el mundo de la delincuencia.

INSERCIÓN LABORAL

De hecho, las tres principales expectativas de los menores que llegan a Cataluña son lograr una inserción laboral (89,5%), realizar alguna formación (52,6%) y conseguir los papeles para regularizar su situación (42,9%). Hasta el 78% de los adolescentes que sale de sus países lo hace después de haberlo consensuado con su familia. Y el 63% tiene ya algún tipo de experiencia laboral.

El número de menores llegados a Cataluña y los acogidos por la Generalitat no coincide. Fuentes de Asuntos Sociales recuerdan que estos chicos, cuando superan los 18 años, dejan de estar por ley bajo la tutela de la DGAIA. Sin embargo, no siempre la normativa se aplica de manera tan rigurosa. El año pasado, el 70% de los Menas que cumplió 18 años siguió atendido por la DGAIA, ya sea porque recibía algún tipo de formación o alguna paga o vivía en un recurso asistencial público.