Hace tiempo que los vecinos se quejan del estado de los pipi-can de Barcelona. Este lunes, la Sindicatura de Greuges de la ciudad ha mostrado su disconformidad con la situación. La gota que ha colmado el vaso han sido “las malas condiciones” después de la lluvia en el Área de Recreo para Perros del Baix Guinardó. Según han explicado a través de un comunicado, han comprobado que “esta área ha estado inundada durante buena parte de los dos últimos meses, debido a la abundante lluvia y del mal funcionamiento del sistema de drenaje”.

No es el primero que experimenta estos problemas. Hay otras zonas de recreo para perros afectadas como AEG Enric Sagnier (Sarrià-Sant Gervasi), AEG Via Favència (Nou Barris), AEG Can Mantega (Sants-Montjuïc) y AEG Plaza Rosa Sabater (Sarrià-Sant Gervasi). También el nuevo pipi-can del Turó Park donde hubo una plaga de garrapatas.

MALOS OLORES Y APARICIÓN DE MOSQUITOS

Según alega la síndica Maria Assumpció Vilà la acumulación de agua durante días provoca que los perros “no puedan hacer uso de estas zonas, y también genera malos olores, problemas de salubridad, crecimiento de bacterias y la aparición de mosquitos y otros insectos”.

“Sabemos que el consistorio conoce este problema, que parece que es generalizado y debido a un mal funcionamiento del sistema de drenaje, y que estudia posibles soluciones, pero mientras tanto el agua continúa estancada con los consiguientes riesgos que esto supone para la salud de los animales y de las personas. Se tiene que encontrar una solución para extraer la agua”, ha zanjado la síndica.