–Cuidado con los móviles– grita un policía en inglés.

–Cuidado con los bolsos– alerta otro en el mismo idioma.

La inseguridad se extiende. Más de 40 Mossos d'Esquadra de distintos sindicatos se han concentrado este lunes desde primera hora de la mañana en Fira Barcelona de Gran Vía, coincidiendo con la primera jornada de la cita tecnológica más importante, el Mobile World Congress (MWC). El objetivo de la protesta es alertar a los congresistas de la falta de efectivos. En unos folletos –con código QR– especifican que “no pueden garantizar la seguridad, puesto que no disponen de efectivos suficientes”.

“Cada año perdemos unos 150 efectivos policiales... no hay vigilancia ni patrullaje suficiente en las calles”, detalla Inma Viudes, representante sindical, a Metrópoli Abierta. El contexto actual –en pleno nivel 4 de alerta antiterrorista– les está jugando una mala pasada. “Ahora la policía está aquí, y eso significa que otras zonas de Barcelona están descubiertas”, comenta otro de los manifestantes.

UNA SITUACIÓN INSÓLITA

Según Viudes, “mientras esta situación no se pueda solventar”, necesitarían –como medida paliativa– una “bolsa de horas estructural para que trabajadores que están en su semana de fiesta puedan venir a cubrir los turnos ordinarios”, tal como funcionaba hace 10 años. Así, a la espera de los 750 agentes nuevos que llegarán con la reciente convocatoria de plazas, denuncian la situación, tal como han hecho en otros puntos turísticos como en la Sagrada Família.

Efectivos de los Mossos d'Esquadra concentrados en el MWC / P.B.
Efectivos de los Mossos d'Esquadra concentrados en el MWC / P.B. 

Al otro lado de la rotonda, efectivos de la Guàrdia Urbana de Hospitalet de Llobregat también se concentran por la situación, con gritos y silbatos. Pero la mayoría de asistentes internacionales rechazan los papeles y siguen avanzando a toda prisa con sus móviles de última generación colmando sus manos. Van al grano: a por la tecnología, a hacer negocios. No obstante, la prevención va más allá: nadie se libra de los mensajes de alerta.

MÁS LLUVIA DE ALERTAS: ¡ALERTA, ALERTA! 

A la salida de la parada Fira Barcelona de FCG, un anuncio en una pantalla previene a los congresistas. Entre otros consejos, destaca que “se muestren seguros cuando se desplacen” y que "vigilen en zonas abarrotadas, transporte público y restaurantes". Por ejemplo, pienso, en Ciutat Vella. Se trata de uno de los puntos más concurridos durante el MWC por su cercanía a la playa y la zona de ocio nocturno. Muchos de los asistentes extranjeros desconocen que también es el epicentro de la heroína y un punto caliente de Barcelona, donde las probabilidades de ser asaltado –sobre todo de noche– son altas.

Algunos Mossos repartiendo folletos en el MWC / P. B.
Algunos Mossos repartiendo folletos en el MWC / P. B. 

Las advertencias no terminan aquí. Una vez llegan dentro del recinto de Fira Barcelona, por megafonía también suenan las alertas. Una de ellas –que parece obvia, pero no lo es– se centra en la acreditación. “Por su seguridad”, recomiendan que fuera de las instalaciones, prescindan de llevar colgada del cuello la acreditación. No vaya a ser que algún carterista se dé cuenta y acabe robando a alguno de los más de 110.000 amantes de las tendencias tecnológicas que pisarán Barcelona hasta el 28 de febrero.