Este viernes, la plataforma de alerta que sirve para mantener informados a los diferentes colectivos independentistas de la actualidad, emitía un mensaje urgente: “Un grupo de unionistas llamado Grupo de limpieza: Libera Barcelona se ha organizado para retirar diversos lazos amarillos que colgaban de algunas decoraciones navideñas de la ciudad de Barcelona”, alertaba el texto. Según el mensaje, “este grupo unionista ha conseguido retirar más de 25 lazos amarillos de las luces navideñas de la ciudad y ellos mismos los han exhibido de nuevo por Twitter”.

Pero los independentistas se ríen del trabajo de sus enemigos. “Desde Global Solutions, proveedor de este tipo de lazo amarillo de polipropileno, explican que se producen 3.000 a la semana, motivo por el cual estos grupos unionistas tendrán trabajo para retirarlos todos”.

Pero, en realidad, son varios los grupos de unionistas que han salido a las calles de Barcelona a arrancar propaganda independentista de los espacios públicos, entre ellos Groc & Lloc y otro llamado Brigada 155, que se pusieron manos a la obra este mismo viernes. Según el llamamiento que han hecho, lo hacen “para cumplir las sentencias judiciales y eliminar todo rastro de basura amarilla contaminante”.

En su cuenta de Twitter, Groc & Lloc colgó recientemente un vídeo de activistas sacando lazos. “como siempre, seguimos nuestra labor. Queremos neutralidad en los espacios públicos para mejorar la convivencia entre todos los catalanes”, explicaba este grupo. Un mensaje audiovisual emitido también esta semana añadía que “recordamos que siempre actuamos bajo la legalidad y pacíficamente y por ello nos desvinculamos de cualquier acto vandálico y continuaremos con nuestra labor, como siempre hemos hecho”.

POLÉMICA EN LA ILUMINACIÓN

Fuentes de los partidos de la oposición, no obstante, critican las polémica derivadas de “la obsesión de los independentistas por politizar todo lo que se pone a su alcance”. Una de las polémicas más notorias es la que hace referencia a los lazos amarillos que se colocan en las calles juntamente con la iluminación de las fiestas de Navidad. El líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, denunció hace dos semanas la colocación de un gran lazo amarillo en la iluminación de la calle del Carme. “La Navidad pasada, Colau quiso iluminar los edificios y las fuentes públicas de amarillo”, alertó el dirigente popular. Esa medida, que se produciría en plena campaña electoral, fue prohibida por la Junta Electoral tras una denuncia del PP.

De ahí que Fernández Díaz ponga ahora el grito en el cielo: “Basta ya de mezclar todas las fiestas con mensajes políticos. Ha llegado el momento de que Colau sea la alcaldesa de todos y no sólo la de los independentistas, por eso es necesario que el Ayuntamiento retire de las luces navideñas los lazos amarillos independentistas”, añadió Fernández Díaz.

LAZOS DE UNA ENTIDAD PRIVADA

Pero otros grupos restan importancia al detalle. “En la calle del Carme, se trataba de luces que había colocado una entidad privada. No eran luces del Ayuntamiento. Por tanto, no se le puede achacar al equipo de gobierno que haya incurrido en ninguna irregularidad. Otra cosa es que esa iluminación fuese de titularidad pública, pero no es el caso. Aquí se ha hecho una montaña de un grano de arena, aunque es deplorable que por temas como éste se haya montado una polémica tan agria”, explican fuentes municipales a Metrópoli Abierta.

Desde el consistorio también se mantiene una actitud prudente: el Ayuntamiento no instaló ningún símbolo político en la iluminación y, por tanto, no retirarán nada. Si alguna asociación privada lo ha hecho, es una cuestión de libertad de expresión. Desde el consistorio, no se quiere entrar la guerra entre independentistas y constitucionalistas pero apelan a la libertad de cada uno para que se pueda difundir las ideas sin coacciones.