Los Mossos d'Esquadra buscan a dos o tres yihadistas que quieren atentar en Barcelona durante estas fiestas de Navidad. Uno de los presuntos terroristas está identificado, aseguran fuentes policiales a Metrópoli Abierta. La principal hipótesis para el atentado es repetir el atropello masivo del 17 de agosto de 2017, pero la policía no descarta que los yihadistas puedan tener un plan B.

El presunto yihadista que habría sido identificado es Brahim L., un conductor de autobuses de Casablanca, avanza el Periódico de Catalunya. Sin embargo, la Policía Nacional dice que no le consta que esta persona haya entrado en España. El hombre que busca la policía tiene unos 30 años y tiene carnet para conducir autobuses. En 2006, Brahim L. fue denunciado por la Guardia Civil de Málaga por insultar un agente el aeropuerto. Por ahora, no se ha distribuido ninguna fotografía del sospechoso.

La policía considera la amenaza "concreta y creíble" y ha activado refuerzos extras de agentes de distintas brigadas de los Mossos d'Esquadra, entre ellos el Grupo de Intervención Especial (GEI), la unidad de élite de la policía autonómica. Este lunes, el Ayuntamiento de Barcelona ha reconocido que "la amenaza existe". En los puntos más turísticos de la ciudad se ha incrementado notablemente la presencia de agentes de los Mossos d'Esquadra y de la Guàrdia Urbana.

SAGRADA FAMILIA O LA CATEDRAL

Las hipótesis policiales trabajan en que el vehículo para cometer el atentado sería alquilado o robado. Junto a la Rambla, la Sagrada Família es otra de las zonas que se baraja como posible lugar del atentado. La máxima alerta de los Mossos d'Esquadra y del resto de cuerpos policiales se concentra el día de Navidad, pero no se descartan otras fechas. Entre otros objetivos donde cometer el atentado con los que trabaja la policía figuran también la misa del Gallo o la misa del día de Navidad en la Catedral de Barcelona. 

La alerta la disparó este domingo el gobierno de Estados Unidos al avisar a sus connacionales, a través de twitter, para que extremaran las precauciones ante el riesgo de un posible atentado en Barcelona. "Extremen la precaución alrededor de las áreas con movimiento de vehículos, incluidos autobuses, en el área de las Rambla de Barcelona durante las Navidades y el Año Nuevo. Los terroristas pueden atacar sin apenas aviso, o sin aviso, teniendo como objetivos localizaciones turísticas, centros de transporte y otras zonas públicas", reza el mensaje lanzado por el gobierno norteamericano.