ARCHIVADO EN:

Hay coches de la Guardia Urbana de Barcelona que, presuntamente, salen a circular con la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) caducada. Es así, al menos, en un caso. Según ha podido comprobar Metrópoli Abierta, una furgoneta de la policía local barcelonesa no pasó el mes de marzo la revisión obligatoria y dos meses después, el vehículo sigue sin haber superado la ITV.

Según el secretario de Organización de CSIF y guardia urbano, Eugenio Zambrano, la imagen fue tomada este lunes. En ella se ve un coche policial de Ciutat Vella en el interior de un garaje con la ITV caducada. Zambrano considera que es "intolerable" que los agentes corrijan y sancionen infracciones de ITV a los ciudadanos y ellos tengan que salir a patrullar con vehículos que no la han pasado por "dejadez" del gobierno municipal. El policía culpa directamente a la alcaldesa Ada Colau como máxima autoridad municipal y regidora de Seguridad. CSIF dice que trasladará una denuncia sobre el caso a alcaldía.

ALQUILER DE FURGONETAS ANULADO

Zambrano afirma que el estado de la flota de vehículos en la Guardia Urbana tiene, en general, un estado "lamentable". Afirma que hay furgonetas que presentan deficiencias importantes -en algunas hasta fallan los enganches de los cinturones de seguridad-, en otros coches no funciona el aire acondicionado y en otros la limpieza interior brilla por su ausencia, dice. Hace unos meses CSIF ya denunció que los recortes que el gobierno de Colau estaba poniendo en marcha habían anulado el alquiler de 10 furgonetas para atestados y que había coches que no se llevaban a reparar por falta de presupuesto.

Ésta no es la primera ocasión que CSIF denuncia el mal estado de unas instalaciones policiales. A mediados de enero, el sindicato puso el grito en el cielo porque las agentes de la Guàrdia Urbana de la comisaría del Eixample se tienen que cambiar de ropa en contenedores situados en la calle, justo delante del equipamiento policial, junto a la estación del Nord. Los módulos, que son provisionales y se utilizan porque se están reforomando los vestuarios femeninos, no estaban preparados para soportar las bajas temperaturas del invierno y no reúnen "las condiciones mínimas de espacio para ser utilizados como vestuario".

UN EDIFICIO OCUPADO JUNTO A UNA COMISARÍA

Más recientemente, CSIF ha hecho público que un grupo de personas han ocupado un edificio colindante a la comisaría de Ciutat Vella. El sindicato asegura que se producen insultos, lanzamiento de objetos y amenazas a los policías. Según CSIF, el aparcamiento policial está junto a la salida de emergencia del inmueble ocupado y se ha visto a alguno de estos individuos saltando y merodeando por las instalaciones de la comisaría, asegura el sindicato.