El conseller de Interior, Miquel Buch, ha anunciado que la Generalitat va a investigar la actuación del mosso que llamó 'idiota' a un manifestante (en concreto, su frase fue: "¡La república no existe, idiota!") el pasado 21D.

Según Buch, "no es normal que un agente de los Mossos d'Esquadra insulte a un manifestante",  y, tras asegurar que "es una excepción", ha asegurado que "se debe revisar y actuar".

En una entrevista en RAC1 este lunes, Buch ha valorado así la actuación del ya famoso mosso, que contestó a un agente forestal que se estaba manifestando junto a los CDR cerca de Via Laietana. La secuencia de los hechos fue, en realidad, así:

-¿Tú no eres funcionario como yo? Pues no defiendas a estos hijos de puta.

-Yo defiendo la república.

-¡Qué república ni qué cojones!... ¡La república no existe, idiota!

REVISIÓN INTERNA

"Todos los trabajadores públicos tienen los procesos internos de revisión en caso de que alguien no haya actuado como corresponde. Todos los casos se revisan. Ahora bien, son estructuras en que se hace de puertas adentro. Por protección de datos, tampoco me corresponde dar según qué explicaciones", ha señalado Buch, que ha aclarado que de los vídeos "se tiene que ver toda la secuencia entera", en referencia también a la actuación de los mossos durante la manifestación.

El vídeo de la 'conversación' se ha viralizado en redes, y hasta hay un grupo que ha diseñado camisetas  y otros 'gadgets' (tazas, por ejemplo) con la famosa frase. También se han hecho chistes que corren por internet.

ACTUACIÓN EXITOSA

Sobre la actuación policial el 21D, el conseller ha considerado que el operativo fue exitoso, "porque se evitó que se sobrepasara el cordón policial habilitado para asegurar la Llotja de Mar", donde se celebró el viernes el Consejo de Ministros del Gobierno español, encabezado poir su presidente, Pedro Sánchez.

Buch ha recordado que a nadie la gusta usar la fuerza, pero que, cuando los agentes son atacados o una minoría quiere traspasar las líneas policiales, hay que actuar: "Debemos garantizar que unos se puedan reunir y otros se puedan manifestar".

FALTAN 2.000 AGENTES

Buch ha insistido en que los Mossos tienen "una enorme presión", más de la normal, "por el proceso que vivimos en el país y la voluntad de algunos partidos que pretenden politizar la policía de Catalunya, que ha demostrado sobradamente que es una policía democrática y no política".

Al respecto, Buch ha indicado que les "nos faltan 2.000 agentes" y que la Generalitat pide "una promoción de 750 plazas de los Mossos d'Esquadra, pero que "el Gobierno español no las ha aprobado todavía".