ARCHIVADO EN:

La ANC y el sindicato independentista Intersindical-CSC apenas han sido capaces de congregar a 700 personas, según la Guardia Urbana, en la marcha que han convocado por el 1 de mayo.

La marcha, que ha recorrido el centro de la ciudad bajo el lema "Alcémonos por la República de los derechos sociales", ha dado comienzo en la plaza Urquinaona y ha acabado en la de Sant Jaume después de bajar por Via Laietana.

Al frente de la manifestación se han situado la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, y el secretario general de la Intersindical-CSC, Carles Sastre, que han estado acompañados por algunos representantes políticos como Aurora Madaula y Anna Tarrés de JxCat, y Jordi Albert y Marta Rosique de ERC.

En los parlamentos, Paluzie ha dicho que la manifestación representa una "bloque nítidamente republicano e independentista" y ha sostenido que la independencia está en el centro de todas las luchas por los derechos y libertades.

Por su parte, el portavoz de la Intersindical-CSC, Sergi Perelló, ha pedido derogar las reformas laborales, equipar las pensiones al coste de la vida, crear una banca pública, retornar las ayudas públicas dadas a bancos durante la crisis económica y prohibir las 'puertas giratorias'.