ARCHIVADO EN:

En diciembre de 2017, el Gremi de Floristes de Catalunya pidió al Ayuntamiento de Barcelona que inspeccionara los bazares y tiendas multiprecio que vendían flores en la vía pública sin la correspondiente licencia. La respuesta del consistorio ha sido la de multar a todos los negocios que no estaban regularizados, muchos de ellos floristas que desconocían que incumplían la normativa municipal.

En total, el Ayuntamiento ha impuesto este año 210 multas por exponer flores a la venta en la vía pública sin la licencia correspondiente, la mitad de las cuales han afectado a floristerías y la otra mitad a bazares, según ha informado este martes el concejal Agustí Colom. Estas sanciones pueden alcanzar los 1.800 euros, aunque según el regidor, se han fijado en 900 €.

AVISO ANTES DE SANCIÓN

Los floristas consideran que la actitud del Ayuntamiento de sancionar antes de avisar de la infracción es una "revancha" contra el sector por avisar de comercios que ocupan la vía pública de forma indiscriminada, como tiendas multiprecio y bazares, y ha pedido reducir la tasa en función del espacio que utilicen las floristerías.

El asesor del Gremi de Floristes, Miguel Segura, ha explicado que cuando el gremio advirtió al Ayuntamiento de esta práctia extendida, esperaban que los negocios recibieran un aviso para regularizar su situación antes de la sanción, a diferencia de lo que ha ocurrido.

REGULARIZACIÓN

La mayoría de negocios han abonado la sanción, 135 de los 210 expedientados. Siete han sido archivados por defectos de forma y otros 68 siguen en trámite. Colom ha resaltado que en abril de 2018 existían 41 establecimientos con venta de flores con licencia para hacerlo en la vía pública y que desde entonces han regularizado su situación 99 más, mientras que otras 25 licencias están en trámite.

Colom ha explicado que ocupar vía pública sin la licencia correspondiente es una infracción considerada muy grave en las ordenanzas y que se sanciona con una multa de hasta 1.800 euros, pero que las sanciones que se han tramitado por el caso de las flores han sido de 900 euros, que cuentan con un descuento del 65% si se pagan en el plazo correspondiente, por lo que se reduce a 315 euros.

Ha advertido que las campañas de inspección no pueden ser arbitrarias y sancionar sólo a tiendas multiprecio y no a floristerías si tampoco cuentan con la licencia adecuada, y ha resaltado que los importes están establecidos en una ordenanza de 1999, por lo que ha criticado que grupos de la oposición los tachen de desproporcionados y no lo cambiaran en mandatos anteriores.

 

COMPARATIVA CON EL TOP MANTA

El concejal del PP Javier Mulleras ha criticado que el Gobierno municipal persigue a los floristas mientras que actividades como el 'top manta' tienen "carta blanca en la ciudad", tras lo que Carina Mejías (Cs) ha dicho que se han puesto multas desproporcionadas y que el ejecutivo municipal tiene una doble vara de medir en función del tipo de actividad.

Raimond Blasi (PDeCAT) ha pedido una flexibilización de los requisitos de ocupación de la vía pública y revisar las tasas para los floristas, para lo que ha ofrecido su colaboración al resto de grupos municipales, y Trini Capdevila (ERC) ha pedido al ejecutivo municipal dialogar con el gremio; mientras que la socialista Montserrat Ballarín ha acusado al equipo de Colau de tener poca sensibilidad hacia el sector y ha pedido más políticas de promoción.