Los estudiantes quieren paralizar Barcelona este jueves. A la huelga de la sanidad en los centros de atención primaria, se une ahora la de la enseñanza, convocada por los sindicatos USTEC-STEs, ASPEPC-SPS y CGT. A último hora, se unió Docents per la República, una plataforma de nuevo cuño partidaria de la independencia. La intención es paralizar la ciudad para dar un toque de atención al Gobierno.

Esa paralización, según comenta a Metrópoli Abierta un representante de uno de los sindicatos convocantes, sólo se puede lograr con la movilización estudiantil. “No sólo por la cantidad de gente que tiene este sector, sino por que es el sector que más huelguistas moviliza. Cuando en otros terrenos mueves el 20% de la gente, aquí tienes al 80% en la calle protestando. Les cuesta muy poco salir a la calle y hacerse notar. Y si hay que parar el tráfico, se para”, apunta la misma fuente.

Así, este miércoles hay concentraciones y acciones descentralizadas en los diferentes campus universitarios. Pero la jornada grande es la del jueves, cuando se cortará la Diagonal en Pedralbes y se tomará el centro de la ciudad desde primera hora de la mañana. En las restantes capitales de provincia catalanas habrá también movilizaciones, pero en un punto localizado. Barcelona, no obstante, es especial: habrá distintas marchas por las calles de la capital de Catalunya que confluirán a las 12 del mediodía en la plaza Universidad, lo que puede provocar un caos monumental en toda la ciudad. Las dos principales columnas saldrán de Pedralbes y de los Jardinets de Gràcia. El Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans (SEPC) es uno de los más activos en esta protesta.

PRECIOS ABUSIVOS

“Los precios de las matrículas universitarias son el primer gran obstáculo con el que topamos las clases populares para seguir cursando nuestros estudios. Ello, unido a la imposibilidad de compaginar los estudios con la vida laboral por culpa de los planes docentes que no tienen en cuenta nuestras necesidades, son la principal herramienta en la elitización y la privatización de la Universidad pública”, alertan desde el SEPC.

Los estudiantes denuncian que pagan precios abusivos por las matrículas e exigen a la Generalitat una rebaja de precios del 30%, una reivindicación, por otra parte, que fue aprobada por el Parlament de Catalunya.

El Sindicat d’Estudiants, también convocante, exige la retirada “inmediata” de todas los recortes, la eliminación de las tasas en la formación profesional y una rebaja del 66% en las tasas universitarias. “Desde el Sindicat d’Estudiants creemos que la lucha en las calles es el único camino para defender nuestros derechos. La presión popular es clave para conseguir unos presupuestos catalanes o estatales que recojan la inversión necesaria, pero también es la única manera de conseguir que éstos se cumplan”, advierten

LAS REIVINDICACIONES NO ESTUDIANTILES

Pero en el ámbito laboral y docente también hay reivindicaciones: desde la recuperación de las pagas extraordinarias de 2013 y 2014, que aún no han sido devueltas pese a las promesas de los diferentes presidentes, hasta la reducción de la tasa de interinidad al 8%, el aumento de plantillas, la jornada de 35 horas o diversas exigencias en materia de derechos laborales, permisos o retribuciones, la reversión de los recortes o la vuelta a las 18 horas lectivas, según la larga lista elaborada por los sindicatos convocantes.

La CGT y la COS suman a esas reivindicaciones la petición de matrícula de tesis doctoral gratuita para investigadores predoctorales, la clarificación de la figura contractual de investigador predoctoral y la derogación del “desproporcionado endurecimiento de los requisitos para la acreditación del profesorado, que nos expulsa de la Carrere académica”. Desde la CGT señalan que la Universidad está hoy infrafinanciada, es cada vez más elitista y tiene menos autonomía, ya que tanto desde el poder político como económico se interfiere de tal modo que no puede cumplir su función social.

Pero el jueves no será la única jornada que puede sumir a Barcelona en un caos. El próximo sábado, las Marxes de la Dignitat serán las protagonistas de la calle. A las 17 horas, saldrá una manifestación de la plaza Universitat para acabar en el Tribunal de Justicia, en el paseo LLuís Companys. “Solo el pueblo salva al pueblo. ¡Sin derechos no hay justicia!”, alertan en su cartel. El antetítulo del mismo ya es elocuente: “El 1 de diciembre, las calles volverán a ser nuestras”, dice el lema, copiado precisamente de las reivindicaciones radicales de la CUP y de la Asamblea Nacional Catalana (ANC).