Ramón Flores de FARYP en el encuentro de FAGIC / AROA ORTEGA
Ramón Flores de FARYP en el encuentro de FAGIC / AROA ORTEGA

¿Están preparados los gitanos de Barcelona para votar?

Jóvenes gitanos con inquietudes políticas contra los fallos del sistema y de su comunidad

Guardar
Actualizado: 26/11/2017 17:43 h.

Unos 50 jóvenes de etnia gitana se reunieron el miércoles 22 de noviembre en el espacio de la Fontana con un motivo poco habitual dentro de su comunidad: hablar de participación política. La mayoría, eran chicos pero también había chicas. Todos, con inquietudes sociales y políticas que comparten con otros jóvenes no gitanos pero que se ven infravaloradas o invisibilizadas por el hecho de pertenecer a una grupo social, históricamente, vetado de algunos derechos.

Aunque España no les reconoce como minoría y, por tanto, comparten los mismos derechos y las mismas obligaciones que el conjunto de la ciudadanía, todavía existen políticas diferenciadas con este colectivo. El ejemplo más destacado, las PIRMI (que no la Renta Garantizada de Ciudadanía). Una renta mínima de entre 400 y 500 euros cuyos requisitos se limitan a estar empadronado y residir al menos un año, de forma independiente, en un municipio de Catalunya sin derecho a obtener ninguna otra prestación.

La PIRMI es una ayuda económica que abastece no sólo a familias gitanas, sino también a mujeres víctimas de violencia de género. Por eso, un joven gitano, estudiante de magisterio llamado Josué Fajardo, hacía autocrítica sobre la comunidad gitana por vivir durante años de forma clientelar en relación a la política. “Ofrecer una renta garantizada por vivir con pocos recursos crónicamente convierte al benefactor en un parásito”, argumentaba Josué, que combina sus estudios con el trabajo en la parada que regenta su familia en el mercado de Bon Pastor. “Se nos tiene que facilitar el acceso a la educación superior y al mundo laboral”, contestaba Fajardo a Anna Satorra, de juventudes de PdeCAT. Ella, que minutos antes, animaba a los jóvenes gitanos a no abandonar la escuela y a que realicen estudios superiores sin tener en cuenta la dinámica de muchas familias y sin propuestas.

Participación de jóvenes gitanos en política / AROA ORTEGA
Participacion de jóvenes gitanos en política / AROA ORTEGA 

EMPODERAMIENTO GITANO

Empoderamiento 'romanipen' (código gitano de valores). “¿Estamos preparados los gitanos de España para votar?”, preguntó retóricamente Fajardo, indignado por la falta de consideración social y política, que según él, se tiene hacia los gitanos.

Samuel, muy comprometido con la plataforma contra los desahucios de Madrid, opinó que los gitanos deben unirse a otros colectivos racializados: por ejemplo, personas magrebís y subsaharianas con la finalidad de hacerse ver y derrocar los prejuicios que encasillan a estos colectivos.

También del PdeCAT, Èric Beltrán reconocía que “los partidos, por sí solos, no son útiles para los gitanos” y apelaba a los jóvenes a que se ‘empoderen' dentro de los partidos”. Sin embargo, la Federación de Asociaciones Gitanas de Catalunya (FAGIC), organizadora del encuentro, dio paso a Ramón Flores, gitano sevillano, miembro del Forum of European Roma Young People (FERYP), quien defendía la participación política de los jóvenes gitanos desde los movimientos sociales,  como un factor clave para el desarrollo y el reconocimiento social de la comunidad.

Flores recordó que solo Andalucía y Catalunya tienen un plan político integral concreto para gitanos y “los gitanos catalanes tienen que aprovecharlo para que las instituciones les oigan”. “Las herramientas están, falta vuestra voluntad”, remarcaba Flores.

Desde la asociación Juventud, Igualtat i Progrès del barrio de La Mina, reclamaban otro tipo de políticas enfocadas desde el antigitanismo, ya que, según sus jóvenes, cuando los servicios sociales se orientan hacia la comunidad gitana, solo provocan más antigitanismo.

EL CANNABIS

Otras asociaciones reivindicaron más cooperativismo con los gobiernos municipales a la hora de diseñar programas para los gitanos sin contar con la opinión de los gitanos.

El cannabis, otro tema de interés para algunos de los jóvenes. Los hay quienes prefieren regular su producción y otros, optan por su prohibición. Sobre ello, Mireia Boix, de BCN en Comú, defendía la regularización y el joven Pau Ferran, del grupo popular, se limitó a responder con “que no se mercadee con la salud”. El resto de formaciones políticas presentes, PSC y PdeCAT no se pronunciaron sobre el tema.

El encuentro celebrado fue una oportunidad a puerta abierta a más de 11 organizaciones creadas por jóvenes gitanos que asistieron con ganas de exponer su desasosiego social y político frente a algunos jóvenes llegados por parte de algunas formaciones políticas que acudían a la cita para tomar nota. Además, se añadió el Consejo de la Juventud de España, desde el cual, la responsable de Igualdad de Oportunidades, Carla Millán, estimuló a los jóvenes gitanos a participar en cualquier organización social.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.