El movimiento independentista, cada día más dividido, se radicaliza y el talante pacifista de muchos meses ha sido sustituido por brotes violentos en las calles de Barcelona, escenario de nuevas cargas policiales. En esta ocasión, de los Mossos contra los CDR que querían sembrar el caos en la capital catalana.

Convocada para reivindicar el 1-O y pedir la libertad de los presos soberanistas, unas 180.000 personas -según datos de la Guàrdia Urbana- han tomado parte en la tarde-noche de este lunes en la manifestación 'Recuperem l'1 d'octubre' en Barcelona. Los manifestantes también han lanzado proclamas pidiendo la independencia de Catalunya y la dimisión del conseller de Interior, Miquel Buch.

La jornada, más crispada que festiva, ha terminado con varias cargas policiales en la Via Laietana, delante de la Comisaría de la Policía Nacional. Los Mossos han cargado después de tres avisos a los radicales, que han ignorado las alertas policiales. Escenas similares se iban a vivir después en el Parlament de Catalunya.

TORRA Y TORRENT

La protesta ha dado comienzo a las 18:30 desde las plazas Catalunya y Urquinaona con dirección al Parlament, en el Parc de la Ciutadella, donde los presidentes Quim Torra (de la Generalitat) y Roger Torrent (del Parlament) han recibido a los organizadores y a quienes les acompañaban.

Mientras tanto, miles de los manifestantes se han concentrado delante de la emblemática Comisaría de la Policía Nacional, sita en la Via Laietana, para protestar por la actuación de dicho cuerpo el 1 de octubre de hace un año.

Frente al Parlament se ha montado un estrado por el que han ido pasando diferentes personas, pertenecientes a distintos ámbitos sociales, que han reivindicado el legado del 1-O, todo ello bajo la atenta mirada de Torra y Torrent. Ambos han tenido que aguantar silbidos y abucheos de muchos manifestantes, que les recriminaban no implementar ya la República Catalana.

Las pancartas lo dicen todo... / HUGO FERNÁNDEZ
Las pancartas lo dicen todo... / HUGO FERNÁNDEZ

Muchos de los gritos y lemas han sido dirigidos precisamente contra la clase política, entre ellos 'El pueblo ha decidit', 'República, ya'. 'Las calles serán siempre nuestras' o 'Desobedeced'. Pero, sobre todo: 'El poble mana, el govern obeix' ('El pueblo manda, el gobierno obedece').

En medio de una tensa calma, la mayoría de los manifestantes había ido dispersándose por donde había venido y dejando en el ambiente la sensación de que la unión entre los políticos y muchos independentistas se está rompiendo...

Sin embargo, unos cuantos miles se habían quedado y, a la hora de escribir esta crónica, se estaban produciendo cargas de los Mossos, que habían tenido que recluirse dentro del edificio ante el empuje de los radicales y CDR. Estos se habían dividido entre los que querían hacer una acampada o asaltarlo. Finalmente, unos centenares se habían dispuesto a entrar, cuando los Mossos han salido del edificio a la carga y disparando con sus nuevas armas con pelotas especiales.

BUCH, DIMISIÓN

Aunque el lema básico de la marcha se ceñía a lo ocurrido el 1 de Octubre del año pasado, cuando se celebró el ilegal referéndum que fue reprimido por las fuerzas del orden, finalmente muchos manifestantes han acabado reprochando al conseller de Interior, Miquel Buch, las últimas actuaciones de los Mossos d'Esquadra, como las cargas del sábado contra independentistas en Barcelona.

La multitud se ha esparcido por la Ciutadella / HUGO FERNÁNDEZ
La multitud se ha esparcido por la Ciutadella / HUGO FERNÁNDEZ

“VIOLENCIA”, EN MADRID

Mientras esto ocurría en Barcelona, PP y Ciudadanos han unido fuerzas en el Congreso de Madrid para 'exigir' al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que comparezca ante el Pleno de la Cámara Baja para explicar cómo piensa afrontar la situación de "caos" y "violencia" que se vive en Catalunya.