ARCHIVADO EN:

Las obras que arreglan los caminos del parque del Guinardó están generando mucha polémica, levantan pasiones y generan odio a partes iguales. Hay cuatro asociaciones de vecinos de la zona que las defienden porque consideran que eran muy necesarias, pero otras prefieren que los caminos se queden en mal estado para que no venga más turismo, están hartos de tener que aguantar un tipo de visitantes que sólo hace que molestar y perjudicar el ambiente

A parte de estas asociaciones, la plataforma Salvem els Tres Turons considera que las obras están generando unas consecuencias muy perjudiciales para la salud del vecindario. Creen que todavía hay presencia del fibrocemento en el terreno, proveniente de las barracas que habían existido en el Turó de la Rovira y que se demolieron a finales de los años 80. Aseguran que las obras que se están llevando a cabo podrían liberar fibras de amianto en el ambiente. 

 

 

UN AYUNTAMIENTO 'COMPROMETIDO CON LA CAUSA' 

El Ayuntamiento de Barcelona se ha comprometido con la causa. Aseguran que conocen el problema del amianto y que están trabajando por erradicarlo del turó. Fuentes del consistorio han afirmado al medio que en 2017 y 2018 se hicieron actuaciones de urgencia y con estas retiraron cuatro toneladas de uralita y 42 de tierra contaminada con fibrocemento. También han asegurado que a partir de ese momento empezaron a hacer revisiones periódicas en el terreno para eliminar por completo el amianto y mantener la salubridad del lugar. 

Por lo que respecta a las obras actuales del parque del Guinardó, consideran que no son perjudiciales para la salud y que un experto higienista se dedica a supervisar la obra para detectar cualquier aparición de amianto y así tomar medidas de seguridad.