El gobierno de Ada Colau no ha abierto ninguna investigación sobre los presuntos chivatazos a manteros por parte de dos educadoras de calle del Ayuntamiento, afirman fuentes municipales. Tampoco tiene intención de derivar el caso a la Fiscalía para que abra diligencias. Este miércoles, como Metrópoli Abierta publicó en exclusiva, en dos ocasiones los vendedores del top manta, presuntamente, fueron avisados por las citadas trabajadoras de las redadas policiales y pudieron huir antes de que llegaban los agentes.

La primera de las situaciones se produjo, hacia las tres de la tarde, en la zona de Colom. Agentes de paisano pudieron comprobar como los manteros recogían sus bártulos tras hablar con las dos mujeres. La situación se repitió el mismo miércoles unas horas después en la plaza de Catalunya. En esta ocasión, las dos educadoras bajaron al subsuelo de Renfe para avisar a los vendedores irregulares, que recogieron los productos y se fueron del lugar antes de que los policías desplegaran el dispositivo.

IDENTIFICACIÓN DE LAS MUJERES

Según pudo saber este medio, los policía de paisanos de la Guàrdia Urbana y los Mossos d'Esquadra identificaron a las dos mujeres en la plaza de Catalunya. La información ha sido confirmada por el Ayuntamiento de Barcelona como por la policía autonómica. Fuentes municipales han explicado que los policías les pidieron el DNI y ellas les explicaron que "eran del servicio de educadores de calle del Ayuntamiento". Las mismas fuentes aseguran que las educadoras no tienen acceso a la información sogre los dispositivos policiales.

El grupo municipal del PSC ha exigido al gobierno de Colau aclarar los hechos inmediatamente. "Colau ha dado carta de naturaleza durante estos años a una actividad ilegal que, además de perjudicar el comercio y a los ciudadanos que cumplen con la legalidad, cronifica la explotación laboral de las personas que la practican", subraya la regidora socialista, Montserrat Ballarín. Con carácter de urgencia, el jefe de filas del PSC, Jaume Collboni, ha hecho llegar un ruego a Colau en la que pide la apertura de una investigación interna y la comparecencia del responsable político para informar a los grupos municipales.

El candidato independiente del PP al Ayuntamiento, Josep Bou, también ha reaccionado y ha lamentado que el consistorio haya decidido estar a favor de las mafias de los manteros en lugar de apoyar a los comerciantes y garantizar la seguridad. Bou ha dicho en las redes sociales que Colau debe dar explicaciones.

PETICIÓN A LA FISCALÍA QUE ACTÚE

Por su parte, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha instado a la Fiscalía a que abra diligencias e investigue los chivatazos a los manteros de los operativos policiales, presuntamente, por parte de "trabajadoras sociales, contratadas por el Ayuntamiento". De no ser así, CSIF estudiará presentar un requerimiento oficial ante el ministerio público para que se emprendan las acciones oportunas.