ARCHIVADO EN:

Dos personas han resultado heridas este martes por la tarde en un intento de atraco en un piso del paseo de Gràcia, justo en frente de los Jardinets de Gràcia. El incidente ha tenido lugar en el tercer piso de la finca, dos plantas por debajo de donde Manuel Valls tiene el despacho de su candidatura. Las heridas no revisten gravedad.

El intento de robo ha tenido lugar sobre las 16.00 horas. Según fuentes policiales, dos delincuentes encapuchados se han personado armados hasta el inmueble. Al menos uno de ellos ha exhibido una pistola. Han subido hasta la tercera planta y han llamado a uno de los pisos.

Cuando uno de los residentes ha abierto, ha sido golpeado por los atracadores. La otra persona que había en el interior de la vivienda ha sido cogida por el cuello para que revelara donde tenían el dinero.

Testigos presenciales han informado que se han vivido momentos de mucha tensión, con gritos y nerviosismo, y han asegurado que al menos una persona ha sangrado fruto de las heridas recibidas. En el suelo del rellano, junto al ascensor, había sangre.

La policía autonómica llegó poco después y entró en la finca con las armas de fuego desenfundadas. Hasta 12 Mossos se han congregado en el edificio y han retenido a algunas personas que tenían algunas citas por motivos profesionales.

SIN DECLARACIONES

Requerido por Metrópoli Abierta, el candidato a la alcaldía de Barcelona por una plataforma en la que figuran Ciutadans y Lliures, entre otras formaciones políticas, ha preferido no hacer declaraciones sobre el caso.

El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) se ha desplazado hasta el lugar de los hechos con tres ambulancias y ha confirmado que han atendido a dos personas, que han sido trasladadas a un centro hospitalario con un pronóstico de "menos grave", según fuentes del SEM. 

Fuentes de los Mossos d'Esquadra han informado que se ha abierto una investigación y que, por ahora, no hay detenidos. Los atracadores huyeron del lugar y abandonaron un jersei y un pasamontañas en las calles adyacentes. Esta versión no coincide con la ofrecida por uno de los vecinos, que cifró en tres los atracadores y tenía la impresión de que se habían producido detenciones.