La vivienda es uno de los principales problemas a los que se enfrenta Barcelona. Un problema que ya hace bastantes años que se arrastra. Los elevados precios del alquiler, la falta de un gran parque de pisos públicos de alquiler que equilibre el mercado y los bajos salarios –junto al paro existente-- provocan que el acceso de muchos barceloneses a una vivienda digna sea cada vez más difícil. 

Otros muchos no pueden mantener el piso que tienen y se enfrentan a situaciones de desahucio o a tener que abandonar el barrio en el que llevan años viviendo. Uno de los motivos es la presión que el turismo y la especulación ejercen en las zonas más demandadas --Sagrada Família, Barceloneta, Poblenou…--, que hace imposible que muchas personas puedan hacer frente a los desproporcionados precios. 

Con Colau, fundadora y ex portavoz de la PAH, de alcaldesa, los desahucios se han disparado. Entre enero y agosto de este año, el Ayuntamiento ha atendido 1.442 nuevos casos de personas o familias que se encontraban en situaciones de precariedad y que estaban afectadas por procesos de desahucio, lo que no significa, necesariamente, que el lanzamiento se acabe produciendo.

Así se desprende de un documento municipal al que ha tenido acceso Metrópoli Abierta del Servei d’Intervenció i Mediació Davant Situacions de Pèrdua d’Habitatge i/o Ocupacions, uno de los servicios de la Unidad Contra la Exclusión Residencial (UCER), creada a finales de 2015 por el Ayuntamiento para combatir la emergencia residencial. La UCER realiza una buena labor y desde su puesta en funcionamiento ha ayudado a reconducir situaciones residenciales muy graves.

De los 210 casos nuevos atendidos hasta agosto en Nou Barris, 45 pertenecen a Ciutat Meridiana. El barrio más pobre de BCN ha sufrido los últimos años numerosos desahucios.

Los distritos más afectados por procesos de desahucio hasta agosto son: Ciutat Vella (244 casos), Sants-Montjuïc (241), Nou Barris (210), Horta Guinardó (173), Sant Andreu (165), Sant Martí (165), Eixample (123), Gràcia (69), Les Corts (29) y Sarrià Sant-Gervasi (23). En total, los casos supervisados por el Ayuntamiento a finales del pasado mes de agosto eran 2.388. A las citados 1.442 del 2017 hay que sumar otras 946 abiertos en 2016.

El informe desgrana también la situación en Nou Barris por barrios. En la zona, el consistorio ha atendido hasta agosto 210 casos, a los que hay que sumar otros 143 del 2016, lo que se traduce en 353 situaciones en total. Según el informe municipal, en 109 casos del 2016 el pasado agosto se había encontrado una solución.

De los 210 casos nuevos atendidos hasta agosto en Nou Barris, 45 pertenecen a Ciutat Meridiana. El barrio, el más pobre de Barcelona, ha sufrido los últimos años numerosos desahucios. Según el presidente de la asociación de vecinos, Filiberto Bravo, la situación no ha mejorado. “Es un barrio abandonado por las Administraciones. Faltan viviendas. Hay unos 250 pisos ocupados. Nosotros paramos muchos desahucios. El índice de paro es alto y muchas familias no tienen dinero ni para alimentos básicos”.

Manifestación en contra de los desahucios / PAH
Manifestación en contra de los desahucios / PAH

El resto de barrios de Nou Barris en los que se han atendido nuevos casos son Turó de la Peira (32), Porta (27), Roquetes (23), Prosperitat y Vilapicina i Torre Llobeta (en ambos 21), Verdun (16), Trinitat Nova (14), La Guineueta y Torre Baró (en ambos 3), Canyelles y Vallbona (en ambos 2), y Can Peguera (1).

Los 210 casos de Nou Barris hasta agosto han afectado a 658 personas, de las cuales 405 son adultas y 253 menores. Los barrios con más menores afectados son Ciutat Meridiana, Roquetes y Turó de la Peira.

1.574 ATENDIDOS EN 2016

En 2016, la UCER atendió a 1.574 familias que se encontraban en proceso de pérdida de su residencia habitual. Algunas de estas familias requirieron a lo largo del año más de una actuación, lo que llevó a la unidad a hacer un total de 2.303 actuaciones.

El número de atendidos creció el año pasado respecto al 2015 un 54,31%, pasando de 1.020 familias hace dos años a los citados 1.574. En 2014, los casos atendidos fueron 679.

Imagen de carteles en contra de los desahucios en Catalunya / EFE
Imagen de carteles en contra de los desahucios en Catalunya / EFE

Según fuentes municipales, en casi todos los casos que intervino la UCER en 2016 se encontró una solución para los afectados. Ésta varia y puede incluir la suspensión temporal del desahucio, el traslado del caso a la mesa de viviendas de emergencia, ayudas para pagar el alquiler o un alquiler social, entre otras opciones.

DESAHUCIOS DE ARRENDATARIOS

La mayoría de afectados atendidos por el municipio en 2016 eran arrendatarios. De las 1.574 familias, 1.022 se encontraban en régimen de alquiler; 469 se encontraban en precario (sin título habilitante sobre una vivienda, por falta de pago, por ejemplo) y 83 pagaban una hipoteca.

El año pasado también se multiplicó por tres los casos de familias con menores afectados. Así, de las 1.574 familias atendidas en 2016, 948 tenían hijos pequeños o adolescentes a cargo; en 2015, de las 1.020 situaciones, había niños en 619, y en 2014, de los 679 casos, había menores en 517.

Según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) recogidos por el Ayuntamiento, el año pasado hubo en Barcelona 2.854 desahucios, aunque no se especifica nada más, ni siquiera si se ejecutaron o no. Los datos no coinciden con las cifras municipales porque el poder judicial no siempre avisa al Ayuntamiento cuando se va a producir un lanzamiento, concluye un portavoz municipal.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.