A justo 24 horas de que empiece la campaña electoral (oficial) para las municipales, al gobierno de Ada Colau le han entrado las prisas. Este miércoles, ha expulsado a los vendedores ambulantes de la Barceloneta que despliegan sus productos en el paseo Joan de Borbó, uno de los más frecuentados por los turistas que van a la playa.

La actuación ha arrancado a primera hora de la tarde en el eje que une las plazas Pau Vila con la Plaza del Mar, según ha adelantado Crónica Global. Agentes de la Guardia Urbana junto con patrullas de seguridad ciudadana como de la Unitat de Suport Policial (USP) han procedido al desalojo de los vendedores ambulantes.

¿UNA DECISIÓN ELECTORALISTA?

La decisión de expulsar a los manteros llega un día antes de que empiece el periodo oficial para pedir el voto para los comicios del 26 de mayo. El actual partido al mando ha recibido duras críticas durante esta legislatura por su gestión con el top manta, tanto de vecinos como de políticos y comerciantes –con quienes ha protagonizado acalorados debates–, así como los presuntos chivatazos del Ayuntamiento. 

Hace unos meses tuvo lugar el desalojo en los intercambiadores de cercanías de plaza Catalunya, por eso algunos de los vendedores se trasladaron al paseo de Colom, de donde también fueron desalojados. A largo de estos años, la alcaldesa ha mostrado sin tapujos su proximidad al colectivo de los manteros cuya cooperativa, Diomcoop, recibió el año pasado 317.000 euros en ayudas, un 49 % más de lo presupuestado.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.