ARCHIVADO EN:

No se sabe a ciencia cierta quién será el próximo President de la Generalitat. Lo que sí se sabe es que Inés Arrimadas y Ciutadans (Cs) han ganado las elecciones autonómica en Catalunya. “Es un momento histórico, es la primera vez que un partido constitucionalista gana las eleciones”, ha clamado Arrimadas ante cientos de seguidores que la vitoreaban al grito de “Presidenta, Presidenta” bajo las torres venecianas de la plaza de Espanya. ”Somos los ganadores de las elecciones en Catalunya” ha repetido todavía embargada por la emoción. Aunque la aritmética de los votos, la Ley de Hondt y su desigual reparto de escaños no les permitan gobernar.

Y es que, pese a su aplastante victoria -con más de 1,1 millones de votos, “un millón cien mil valientes”, como los ha definido la líder de Cs, y con tres diputados más que la segunda fuerza política (JuntsxCat)- no es suficiente para pasar página y finiquitar el procés. Los separatistas han ganado otra vez en escaños, como en 2015, pero por segunda vez han sufrido un descalabro en votos.

“A partir de ahora los separatistas van a tener más difícil convencer al mundo de que Cataluña es un sol poble” que baila al son de la estelada, ha advertido la candidata más votada. “Nunca más (los separatistas) podrán hablar en nombre de toda Catalunya, porque Cataluña somos todos” ha repetido satisfecha la presidenciable de Cs ante un auditorio completamente entregado.

LAS 10 MAYORES CIUDADES SON NARANJAS

Porque es incontestable que los resultados de Ciutadans son demoledores y han superado el mejor vaticinio de las encuestas: han arrasado en las diez ciudades más pobladas de Catalunya, que desde el 21-D “son naranjas”, como ha confirmado una sonriente Inés Arrimadas, una cifra que pone en evidencia la profunda diferencia entre la Catalunya rural y la urbana. Solo una “injusta ley electoral”, como ha denunciado Arrimadas, “que da mas escaños a quien tiene menos votos” ha impedido que el éxito de la formación naranja fuera mayor.

Lleno en la plaza de España para aplaudir a Albert Rivera e Inés Arrimadas (Cs) / X.A.

Pero el resultado de las urnas es el que es. Y Ciutadans se ha quedado a las puertas de la gloria. Los votos de las tres fuerzas independentistas (JxCat, ERC y CUP) suman mayoría absoluta, pese a perder dos escaños. Pero ante su victoria global también ase abre un futuro incierto: uno de sus presidenciable (Oriol Junqueras) está en la cárcel y el otro (Carles Puigdemont) fugado, igual otros tantos políticos separatistas que formaban parte de las listas. “Tampoco lo tienen fácil para conseguir una mayoría sólida”, han comentado fuentes de Cs, pues está por ver si los los fugados y los futuros diputats todavía en prisión preventiva podrán tomar posesión de sus actas, podrán someterse a una hipotética investidura o podrán votar en las sesiones.

HAY QUE SEGUIR LUCHANDO

Mientras Arrimadas daba “un millón cien mil gracias” por los resultados, los militantes y simpatizantes de la formación se abrazaban en el paseo de Maria Cristina. “Somos muy grandes, esto que hemos hecho es muy grande” han vociferado entre abrazos y banderas con el blasón de Ciutadans. Había alegria aunque la victoria haya sido agridulce. “La próxima vez, la próxima vez”, ha asegurado un militante barcelonés mientras regaba con cava a todo el que se le acercaba. “Qué cerca, por qué poco...”, se lamentaba otro, algo menos eufórico. “Hay que seguir luchando”, les ha pedido Arrimadas desde lo alto del escenario.

Uno de cada cuatro catalanes ha confiado en la candidatura de Ciutadans que “ha lanzado al mundo el mensaje de que la mayoría social en Catalunya se siente catalana, española y europea y va a seguir siéndolo”, ha clamado Arrimadas. “Hoy hemos ha votado a favor de la convivencia, a favor del sentido común y de una Catalunya para todos los catalanes”, ha agregado, mientras arrancaba montones de aplausos. “Por que Catalunya es diversa y es plural. Porque Catalunya somos todos y la primera fuerza política del Parlament se llama Ciutadans”, ha sentenciado la lider del partido naranja.

El presidente de Cs, Albert Rivera, ha puesto el colofón a la fiesta naranja mostrándose “orgulloso” de que Cs haya hecho “lo que había prometido: ganar”. “Inés debería ser la Presidenta de la Generalitat”, ha defendido, entre vítores. Rivera ha asegurado que la victoria del 21-D solo es un primer paso para que “España derrote al nacionalismo en las urnas como hemos hecho nosotros” y se ha comprometido a hacer extensivo el éxito naranja al resto del país. “Os prometo que vamos a defender un proyecto de España basado en la igualdad y la libertad, sin imposiciones, sin divisiones y sin supremacismos. Un proyecto de futuro que ilusiones al conjunto de los españoles”. A Ciutadans le queda un largo y difícil camino para conseguirlo. Pero Inés Arrimadas ya ha dado el primer paso.  

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.