ARCHIVADO EN:

El mundo independentista prepara actos de boicot al Rey Felipe VI durante los actos del aniversario de los atentados del 17 de agosto. Círculos radicales han comenzado a poner propuestas encima de la mesa para buscar la fórmula de boicot que sea más impactante y que les reporte “la fotografía” a nivel internacional para hacer campaña por la independencia. 

Entre las ideas que se manejan están las de que los asistentes al acto le den la espalda a Felipe VI como muestra de desagrado. Otros optan por que los cargos institucionales de Generalitat y Ayuntamiento, así como el público en general, lleve caretas del exconsejero de Interior, Joaquim Forn, y del exjefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, como muestra de desagrado. 

En las filas independentistas se considera que estos dos altos cargos fueron “protagonistas” de los hechos y que gracias a ellos se pudo neutralizar a los comandos terroristas y esclarecer rápidamente los hechos. El propio presidente de la Generalitat, Quim Torra, añadió leña al fuego de esta polémica al afirmar durante un acto público que es una “indecencia” que dos de los principales responsables de la gestión de los atentados estén uno en la cárcel y otro investigado por sedición. Eduard Voltas (exvicepresidente de Òmnium Cultural y exsecretario de Cultura de la Generalitat, actual consejero delegado de Time Out, una de las publicaciones mimadas por el independentismo y regada con millones de euros) lanzó otro mensaje muy claro: “Sin Trapero y Forn, no es un homenaje a las víctimas, es una humillación a la Generalitat de Catalunya”. 

También se ha discutido si el público asistente podría llevar alguna prenda distintiva, como una camiseta de un determinado color. Algunos círculos radicales han llegado a proponer también llevar alguna banda de música “para que toque el himno de Riego como protesta”. Este himno era el entonado por los liberales en 1812, cuando el Borbón Fernando VII huyó a Francia y dejó España en manos de José Bonaparte, quedando en manos de sus oponentes políticos la responsabilidad de derrotar a los franceses. 

No son las únicas propuestas: “Ir con banderas republicanas sería genial. Y si lo ven en España, sería como un mensaje de concordia entre los republicanos de toda España”, fue otra de las iniciativas aportadas desde círculos radicales. 

ENCUESTA EN LOS FOROS 

En los foros independentistas se ha llegado a realizar una encuesta con cinco opciones: 1: ir en silencio y volverse de espaldas; 2: hacerle un “Tortosa” (es decir, ignorarlo); 3: Ponernos máscaras de Trapero; 4: Ir con banderas republicanas; 5: Otra opción. La opción ganadora fue la primera, con un 48% de los votos, seguida de la ignorancia, con un 19% y la de las máscaras del exjefe de los Mossos, con un 13%. 

El diario El Nacional fue de los que se sumó al carro y lanzó otra encuesta con un enunciado que habla por sí solo: “¿Apruebas que Felipe VI asista a los actos por lo atentados del 17A?”. Una pequeña venganza del director del digital, que con anterioridad había sido director de La Vanguardia y, por ende, fiel defensor de las esencias monárquicas. Más del 90% de los lectores del diario, evidentemente, desaprobaba la presencia del Monarca.  

La consigna ya lanzada por las redes, no obstante, es una: “El Govern no se mueve, hagámoslo nosotros el 17-A: No queremos Rey. Queremos a Trapero y Forn. Ellos pusieron la cara”. Así pues, la mayoría de los círculos independentistas piden asistir a los actos, guardar silencio “por respeto a los muertos”, dar la espalda al Monarca y ponerse la careta de uno de los dos  (Trapero o Forn) en la nuca. Es más: ya se han repartido las fotografías que deben hacerse servir para la ocasión. “Imprimir, recortar, poner la goma”, recuerdan los mensajes que viajan a velocidades estratosféricas por los foros separatistas. 

LA DUREZA DE COTARELO 

El politólogo Ramon Cotarelo, alineado con las tesis separatistas y uno de los pocos opinadores que apoya la ruptura con España, arremetía contra el Monarca este fin de semana argumentando que “el Rey no ha sido convidado ni por el Ayuntamiento de Barcelona ni por la Generalitat”, echando la culpa al PSOE de llevarlo a los actos del aniversario y acusando al partido de Pedro Sánchez de “provocación” porque ha impedido “que se investigue la responsabilidad del CNI” en los hechos. 

Cotarelo, no obstante, se callaba que la alcaldesa no invitó ni al Rey ni a ningún político (donde tendrían que encuadrarse los dirigentes independentistas) porque quería que el homenaje fuese totalmente apolítico. Fue una hábil maniobra para no entrar en un tóxico debate sobre la conveniencia de invitar o no a la Corona. Pero tanto Torra como Pedro Sánchez como Felipe VI deben asistir como representantes de las tres instituciones que encabezan. Además, el profesor desconoce datos fundamentales sobre el desarrollo de los acontecimientos, que alejan al CNI del foco de las sospechas y vuelven a poner el acento en los movimientos de los Mossos d’Esquadra durante las semanas anteriores al atentado. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.