El caso de la perra Sota ha causado un revuelo infinito. Este jueves, la entidad animalista Nova Eucària ha presentado una denuncia en el Juzgado de Instrucción 33 de Barcelona contra el agente de la Guàrdia Urbana que abatió de un disparo a la perra Sota. El caso, que aún está en proceso de investigación, ha suscitado una gran polémica, incluso manifestaciones que han terminado con altercados.

A través de un comunicado, han anunciado que su equipo jurídico ha presentado una denuncia en la que adjuntan pruebas que han conseguido y solicitan al juzgado la práctica de diligencias de pesquisa para proseguir con el procedimiento legal. Según han indicado, ven en la actuación omisión de auxilio, abuso de poder, uso de arma de fuego fuera de lo estipulado por ley y uso indebido y desproporcionado de la fuerza.

SIGUEN BUSCANDO PRUEBAS

Tal como ha informado Europa Press, la entidad ha indicado que siguen buscando más pruebas y que cuentan con un par de testigos oculares que no grabaron ni fotografiaron los hechos pero que aseguran que los presenciaron. En este sentido, han destacado que, si Sota hubiera sido una persona, "se consideraría de forma inmediata un acto de violencia con resultado de muerte, calificado penalmente como un delito de asesinato".

Aunque, por otro lado, han pedido que se evite el sensacionalismo y han criticado que algunas personas hayan mentido al afirmar que presenciaron los hechos: "Todo va en contra de la credibilidad y de las versiones que abogan por la defensa de Sota".

En misma esta línea, este jueves la alcaldesa Ada Colau ha rogado "prudencia" por el caso. "Han corrido rumores que han resultado ser falsos por las redes sociales, y esto ha encendido los ánimos", ha declarado.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.