ARCHIVADO EN:

Un grupo de ultras irrumpió este lunes por la noche en la presentación de un libro de Pablo Iglesias y el periodista Enric Juliana en Barcelona. Los manifestantes, que iban encapuchados y con la cara tapada, profirieron gritos a favor de España y contra Podemos. Entre las consignas que lanzaron se pudieron oír: "Podemos, aquí no os queremos" y "Viva España".

Algunos de los asistentes a la presentación del libro Nudo España (Arpa Ediciones) respondieron al ataque ulltra con gritos de "No pasarán" y "Sí se puede". Finalmente, los vigilantes de la Casa del Llibre de la Rambla de Catalunya echaron del establecimiento a los ultras y el acto se pudo desarrollar con normalidad. "La mejor respuesta es seguir con la presentación", dijo Iglesias.

Los manifestantes de extrema derecha esperaron la salida de Iglesias custodiados por los Mossos d'Esquadra. Los ultras insultaron al líder de Podemos mientras se subía al coche que le esperaba. "Maricón", "rata" o "gilipollas" fueron algunos de los insultos que recibió. Uno de los ultras se encaró con algunos de los asistentes, lo que obligó a la policía autonómica a intervenir.

ASISTENCIA DE REGIDORES

"Violentos encapuchados de extrema derecha han intentado impedir la presentación de nuestro libro en Barcelona. Frente a la intolerancia seguiremos escribiendo, pensando y dialogando. Viva la democracia", escribió Iglesias en twitter.

A la presentación del libro, que fue moderado por la directora adjunta de La Vanguardia, María Dolores García, asistieron diputados y regidores del Ayuntamiento de Barcelona de los comuns. Entre otros estaba, el exsecretario general de En Comú Podem Xavier Domènech, y los regidores Jaume Asens y Laura Pérez.

La pareja de Iglesias, Irene Montero, publicó en las redes sociales de los insultos al político a la salida del acto. "Los que ponían el grito en el cielo cuando las familias desahuciadas defendían el derecho a la vivienda hoy llaman jóvenes con banderas a encapuchados de extrema derecha que usan maricón como insulto. Basta de normalizar su violencia y de regalarles impunidad".

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, dijo a Iglesias que "no sólo eres muy bienvenido, sino que agradecemos profundamente el diálogo que has defendido siempre, y especialmente en los momentos más difíciles. Barcelona siempre será cultura y libertad".