Batalla campal entre un grupo de jóvenes y vigilantes del metro en la estación de la Ciudatella-Vila Olímpica. Un vídeo al que ha tenido acceso Metrópoli Abierta muestra un violento enfrentamiento entre ambos grupos tanto en las instalaciones del metro como en la calle. Tanto Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) como fuentes del sindicato ADN de seguridad privada precisan que el altercado se produjo el mismo día que la macropelea de la estación del Maresme-Fòrum, la madrugada del 28 de abril, día de las elecciones, a las 06.50 horas. 

PATADAS Y PORRAZOS

En las imágenes se ve que en la pelea intervienen hasta siete guardias de seguridad y un numero similar de jóvenes, que parecen de origen árabe, y hay intercambio de puñetazos, patadas, porrazos e insultos. Según el vídeo, el enfrentamiento se inicia junto a las escaleras de acceso al metro y acaba en la calle. En la grabación también se oyen gritos y silbidos. Incluso hay un momento que uno de los jóvenes pide a otro que suba y coja botellas, presuntamente para lanzarlas contra los vigilantes de seguridad, y arenga a otros a participar en la trifulca.

El vídeo, que tiene dos partes y dura un minuto y 39 segundos, parece que haya sido cortado. Los momentos de mayor violencia se producen en la vía pública, junto al parque que hay en la entrada del metro, con porrazos por parte de los vigilantes de seguridad incluso cuando los jóvenes están en el suelo. Fuentes sindicales aseguran que el vídeo está manipulado. Las mismas fuentes subrayan que entre los causantes hay jóvenes que horas antes habían protagonizado la macropelea en la estación del Maresme Fòrum. Los vigilantes afirman estar desbordados y reclaman más medidas para poder defenderse.

TMB informa que el incidente se produjo cuando los vigilantes detectaron la presencia de dos carteristas y los acompañaron fuera de las instalaciones del metro. En las escaleras había un gupo de jóvenes haciendo botellón y una de las chicas intentó arrancarle el chaleco a uno de los guardias, lo que dio lugar al altercado. Desde la empresa pública se duda de que los autores fueran los mismos que horas antes habían protagonizado otro incidente similar en la estación del Maresme-Fòrum. "Hubo algún detenido", recuerdan desde TMB.

SIN GUARDIA URBANA

Desde el sindicato CSIF, el secretario de Organización y guardia urbano, Eugenio Zambrano, ha denunciado que la presencia de la policía local en esta zona de la ciudad casi ha desaparecido las noches y las madrugadas. "El gobierno de Ada Colau ha dejado de pagar horas extras y hay pocos servicios policiales en este punto de la ciudad. Hay un incremento de delitos, sobre todo robos y agresiones sexuales". Según Zambrano, la mayor parte de los agentes se destinan ahora a Glòries, "por motivos electorales", para evitar que se instalen los manteros del mercado de la miseria.