Los Mossos d'Esquasdra detuvieron la noche del sábado a cinco personas tras una protesta en la Plaza Espanya de Barcelona por la muerte de la perra Sota el pasado 18 de diciembre, abatida por los disparos de un agente de la Guàrdia Urbana, según fuentes de la policía catalana.

Unas 3.500 personas protestaron a las 17 horas del sábado, según datos de la Guàrdia Urbana, en la plaza Sant Jaume de Barcelona por la muerte de la perra, y pidieron la dimisión de Ada Colau.

Los animalistas del Pacma han llenado la plaza Sant Jaume / J.S.
Los animalistas del Pacma han llenado la plaza Sant Jaume / J.S.

"HAN CARGADO CON EMPUJONES Y PORRAZOS"

Dos horas más tarde, a las 19h, se había convocado otra concentración en la Gran Via, junto a la Plaza Espanya, lugar en el que murió el animal. Unos 200 concentrados cortaron la calle.

A las 22 horas, la treintena de personas que aún permanecían en la protesta fueron desalojadas por la fuerza por los Mossos d'Esquadra, que cargaron con dureza después de que los manifestantes volcaran contenedores y prendieran fuego a uno de ellos.

"Sin ningún aviso previo, han cargado por detrás y por delante, a empujones y a porrazos", ha explicado a TV3 uno de los concentrados, Xavier Atance. Otro participante en la manifestación, Aarón Pérez, ha denunciado que "antes de las cargas me han pegado cuatro veces en la espalda".

QUEMA DE CONTENEDORES Y LANZAMIENTO DE OBJETOS

Por su parte, fuentes de los Mossos han asegurado que "hacia las 22 horas, la protesta degeneró, con quema de contenedores, lanzamiento de objetos a los agentes y alteraciones del orden público, por lo que tuvimos que actuar".

Los hechos que originaron estas protestas ocurrieron en la plaza de Espanya de Barcelona, cuando una patrulla de la Urbana quiso identificar a una persona sin hogar. La policía local afirmó que la perra atacó al urbano hiriéndole en un brazo y el agente, que temió por su vida, le disparó.