ARCHIVADO EN:

La Guardia Urbana ha organizado un dispositivo especial para evitar que el conocido como 'mercat de la miseria' se instale en el interior de la plaza Reial.

El dispositivo policial se ha puesto en marcha tras la quejas que los comerciantes de la plaza hicieron hace algunos días por la presencia de los vendedores ilegales en el interior de la plaza. Tanto los propietarios de los locales de restauración como los de la Asociación de Filatélicos y Numismáticos de la plaza habían expresado su malestar por la masiva presencia de los vendedores ambulantes en la plaza.

Los comerciantes han reconocido que la presencia de algunos miembros del 'mercat de la miseria' a primera hora de la mañana les ha hecho temer que las imágenes que se vieron de los domingos precedentes volverían a repetirse.

DESPLEGAR Y RECOGER

De hecho, un buen número de vendedores se ha instalado, extendiendo sus mantas y poniendo a la venta los objetos que llevaban encima, mientras no se ha visto ninguna patrulla de la Guardia Urbana.

Sin embargo, al poco tiempo de que los vendedores extendieran sus mantas, una patrulla de la Urbana ha hecho acto de presencia y los vendedores, de inmediato, han optado por recoger sus pertenencias y abandonar el lugar. Ha bastado la presencia de un vehículo de la policía municipal rodando lentamente por el interior de la plaza para que los vendedores optaran por abandonarla.

Algunos de los vendedores han permanecido durante un tiempo en las calles aledañas a la plaza a la espera de que los agentes de la Urbana abandonasen la plaza. Sin embargo, el vehículo policial ha permanecido algún tiempo en el interior por lo que finalmente los vendedores han desistido de su actitud y han abandonado la zona.

PRESENCIA PERMANENTE

Los comerciantes de la zona confían en que la presencia de la policía municipal se mantenga en el tiempo, sobre todo ahora que va a empezar la temporada estival. Consideran que la presencia del 'mercat de la miseria' puede afectar a la presencia de los turistas que se acercan a visitar un lugar tan emblemático de la ciudad.

La presencia de estos vendedores del 'mercat de la miseria' ha crecido espectacularmente en el centro de la ciudad desde que fueron expulsados de la zona de la plaza de Les Glòries por la inauguración, hace un mes, del nuevo parque de la Canòpia Verde.