El Consorcio de Educación de Barcelona, que forman Generalitat y Ayuntamiento, trasladará la Escuela Entença a unos jardines del Eixample, los de Marcos Redondo, en la confluencia de las calles Comte de Borrell, Buenos Aires y la avenida de Sarrià. La surrealista propuesta ha puesto en pie de guerra a los vecinos, que se oponen al traslado del centro educativo a este emplazamiento porque supondrá el cierre de los jardines para usos ciudadanos. El colectivo también protesta por los problemas de movilidad que la instalación de la escuela comportará, a su parecer, en la zona. La avenida de Sarrià es un importante eje viario y en la esquina de Buenos Aires con Comte de Borrell paran varias líneas de autocares.

Actualmente, la Escuela Entença se encuentra en la calle de Viladomat, 244. Las familias llevan tiempo reclamando un cambio de ubicación porque el colegio, de infantil y primaria, está en el área de influencia de las ondas electromagnéticas de una subestación eléctrica. El pasado noviembre, las familias aseguraban a Metrópoli Abierta que nadie les había garantizado que no hubiera consecuencias nocivas para la salud de los pequeños. Los padres y madres también denunciaban otras graves deficiencias en el colegio, como falta de espacio exterior, falta de espacio en el comedor y deficiencias constructivas en los módulos. Tras descartar varios espacios definitivos, la Escuela Entença se construirá en un solar detrás del mercado del Ninot, en Provença con Casanova. 

BARRACONES

Fuentes del Consorcio de Educación confirman la construcción del equipamiento escolar en los jardines de Marcos Redondo, pero recuerdan que será una instalación provisional y concretan que el próximo septiembre se ubicarán en los barracones de los jardines los alumnos de infantil y primero de primaria, los únicos cursos en los que hay estudiantes en el centro, que empezó a funcionar hace tres años. Las mismas fuentes no han concretado el tiempo que los alumnos estarán en este emplazamiento. "Será el mínimo que se pueda". Aunque podrían ser años. Por ahora, no hay calendario ni proyecto para el equipamiento definitivo.

Según detallan las familias de la Escuela Entença en su página web, el acuerdo con el Ayuntamiento y el Consorcio de Eduación de Barcelona contempla que los alumnos se instalarán en módulos nuevos con capacidad para aislar 70 decibelios, la construcción de un muro alrededor del perímetro de la escuela y la renovación de la tierra de los jardines antes del inicio del curso. También está previsto pacificar la calle de Buenos Aires, eliminar las paradas de bus de esta calle y reducir el tráfico en la avenida de Sarrià.

SIN RESPUESTA DE LA ADMINISTRACIÓN

La plataforma que se opone a ubicar la escuela y el patio en los jardines de Marcos Redondo ha llenado los edificios de los alrededores de pancartas de protesta y ha iniciado una recogida de firmas a través de Change.org. Al cierre de esta edición, cerca de 400 personas apoyaban la iniciativa. A través de las redes sociales, la plataforma de afectados, asegura que el Ayuntamiento ni siquiera ha contestado a las alegaciones que han presentada. Tampoco, dice, han recibido información del Consorcio de Educación.

Pancartas de protesta en un edificio junto a los jardines de Marcos Redondo / JORDI SUBIRANA
Pancartas de protesta contra la ubicación de la escuela en los jardines / JORDI SUBIRANA

Las quejas vecinales ya han entrado en la campaña electoral de las elecciones del 26 de mayo. La número 3 de Barcelona és Capital, Diana Coromines afirma que la intención del Consorcio de Educación es levantar “dos barracones de tres pisos cada uno en el único trozo de espacio verde” que tienen cerca los vecinos de Comte de Borrell con Buenos Aires y la avenida de Sarrià. Según Coromines, a los 420 residentes afectados no se les ha incluido en el proceso de negociación y se enteraron del proyecto por terceros. Según Coromines se trata de otra chapuza del gobierno de Colau.

Desde las filas del PSC, Joan Ramon Riera, número 9 de la lista de Jaume Collboni, asegura que si gobiernan la primera escuela que se construya será para liberar los jardines de Marcos Redondo. Los socialistas, que ya han programado una visita con los vecinos afectados, dicen que propusieron tres ubicaciones alternativas: la Modelo (en el chaflán de Provença con Entença), el solar de las Germanetes (calle de Viladomat, entre Consell de Cent y Diputació) y el interior de manzana de Paula Montal.