Barcelona se prepara para un paro general sin precedentes en respuesta a las cargas policiales durante el referéndum del domingo. Lo que empezó como un llamamiento de Taula per la Democràcia, una organización transversal que agrupa a asociaciones, sindicatos y sociedad civil de toda Catalunya, se ha extendido a entidades de todo tipo, desde patronales a universidades, movimientos vecinales, el mundo de la cultura y empresas en general.

Durante todo el día se han sucedido los comunicados de condena por la violencia utilizada por la Policía Nacional y la Guardia Civil en los colegios electorales. Una de las últimas en pronunciarse, la patronal Foment del Treball, ha condenado la actuación policial y ha asegurado que rechaza "la violencia, las agresiones y los daños sufridos por centenares de personas”. Unas palabras que también han encontrado su eco en el resto de entidades de la ciudad independientemente de su postura respecto al procés.

El paro, que no tiene consideración de huelga como tal, pretende “paralizar” Catalunya y Barcelona no será una excepción. Los efectos se notarán desde primera hora de la mañana y muchos trabajadores tendrán problemas para moverse por la ciudad. El metro, el autobús y los ferrocarriles funcionarán al 25% entre las 6:30 y las 9:30 y entre las 17:00 y las 20:00. Cercanías y regionales de Renfe también se verán afectados y los servicios mínimos serán del 33% durante todo el día.

Actuación de la Guardia Civil el pasado 1 de octubre / EFE
Actuación de la Guardia Civil el pasado 1 de octubre / EFE

PATRONALES Y EMPRESAS

El mundo económico también se ha sumado a la ola de protestas por las cargas policiales del domingo y han sido multitud de voces las que han pedido “diálogo” para resolver el conflicto de manera pacífica. Trabajadores de empresas como Caixabank y Planeta, que corporativamente no son afines al independentismo, han salido a la calle para protestar. El Consell General de Cambres de Comerç de Catalunya ha calificado de “desproporcionada” la actuación, pero, al igual que Foment, ha decidido no secundar el paro y ha instado a que los trabajadores lleguen a acuerdos con sus empresas para realizarlo.

Sí han apoyado el paro las patronales Pimec y Cecot (esta última afiliada dentro de Foment), pero con algunos matices. La patronal de las pymes ha aclarado que respetará “la voluntad individual de cada uno” y apoyará cualquier tipo de paro por parte de sus asociados. Por su parte, Cecot ha recomendado hacer paros no superiores a una hora de la jornada laboral. Otras organizaciones como Fundació Barcelona Comerç se han adherido a las protestas y dejarán “al libre criterio de cada comercio y eje comercial”.

Muchas empresas han preferido no sumarse al paro y que sean sus trabajadores los que decidan si lo secundan. Compañías como Banc Sabadell, MercadonaEl Corte Inglés o Caixabank ya han anunciado que sus empleados tienen libertad para decidir qué hacer y en muchos casos han acordado que el paro no tenga consecuencias económicas, tal y como habían pedido los sindicatos mayoritarios CCOO, UGT y USOC.

VECINOS, UNIVERSIDADES Y SECTOR SANITARIO

Las asociaciones vecinales también se sumarán al paro de este martes para expresar su “profunda indignación” por la violencia empleada sobre una población civil que “se mostró en todo momento cívica y pacífica”. En un comunicado, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) tilda de “repugnantes” los ataques contra “colectivos vulnerables mayores” y exige una resolución del conflicto político “por la vía del diálogo”.

Unos 15.000 estudiantes se han concentrado ante la Jefatura de la Policía Nacional en Barcelona / EFE/Juan Carlos Cárdenas
Unos 15.000 estudiantes se han concentrado ante la Jefatura de la Policía Nacional en Barcelona / EFE/Juan Carlos Cárdenas

El mundo universitario tampoco se ha quedado callado ante los sucesos del domingo. Las principales universidades de la ciudad han suspendido para este martes toda la actividad académica prevista. "Desde la pluralidad ideológica de la comunidad que integra nuestra universidad, compartimos el más firme convencimiento de que la violencia nunca tiene que ser la manera de afrontar los conflictos políticos en las sociedades democráticas", ha afirmado la UAB en un comunicado.

Desde los centros sanitarios se están aplazando las visitas programadas, las pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas no urgentes previstas para este martes. Ya se ha empezado a avisar a los afectados para reprogramar la visita. Desde el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) se ha establecido "un plan de contingencia y unos servicios mínimos" para reducir las afectaciones.

LOS SINDICATOS DIFIEREN

Aunque prácticamente todos los sindicatos han decidido llamar a la movilización ciudadana después de la violencia policial del 1-O, los mayoritarios no comparten la estrategia de los minoritarios. Por una parte, CGT, Intersindical CSC, COS e Intersindical Alternativa de Catalunya (IAC) convocaron la semana pasada una huelga general en toda Catalunya para el martes 3 de octubre, anticipándose incluso a la indignación que provocarían los últimos eventos. Por la otra, las secciones catalanas de CCOO y UGT han tardado más en llamar a la movilización y, finalmente, han apostado por un “paro de país” que interrumpa la normalidad a lo largo del día y culmine con concentraciones durante la tarde.

En sus respectivas ruedas de prensa, todos los sindicatos han coincidido en rechazar contundentemente las cargas policiales, pero han divergido a la hora de canalizar la respuesta. Las diferencias vienen especialmente motivadas por el hecho de que los sindicatos mayoritarios consideran que no se puede hablar de huelga general ya que no se trata de una protesta por un conflicto laboral. 

CCOO y UGT convocan un “paro de país” y se desmarcan de la huelga general / A.V.D.
CCOO y UGT convocan un “paro de país” y se desmarcan de la huelga general / A.V.D.

LA CULTURA, EN LA CALLE

Museos, teatros, auditorios e instituciones del sector cultural catalán se han unido también al paro y han anulado su programación. Entre ellos, el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) -que fue sede electoral este domingo-, los 16 museos de la Xarxa de Museus d'Art de Catalunya, incluyendo el Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC), y el Museu d'Art Contemporani de Barcelona (Macba).

El mundo de la música también secunda el paro y el Auditori ya ha cancelado todas las actividades de este martes ante la "grave vulneración de derechos y libertades que se ha producido contra la ciudadanía". En consecuencia, el concierto del Quartet Casal de este martes queda anulado y permitirán a los espectadores esperar a la nueva fecha o ir a otro concierto.

Del mismo modo, los trabajadores del Liceu pararán los servicios, aunque no hay ninguna función programada durante la jornada, con el objetivo de "reivindicar el diálogo como mejor herramienta en democracia y contra la violencia que se ejerció hacia ciudadanos que se expresaron pacíficamente”.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.